Celulitis

Celulitis: la actividad física ayuda, y mucho.

Estamos entrando en los días de calor y las piscinas y las playas se llenarán de gente ávida de sol y baños refrescantes. Y como cada año, la eterna pesadilla persigue a las mujeres que quieren lucir un cuerpo diez en traje de baño: la celulitis.

Hay varios factores que influyen sobre el hecho de que una persona tenga celulitis y sobre la medida en que la tenga. Los genes, el género, la cantidad de grasa que contiene el cuerpo, la edad, grosor de la piel… Todos ellos están relacionados con la cantidad de celulitis que tiene una persona y con lo visible que ésta resulta.

Nuestros tratamientos Médico-Estéticos o basados en aparatología persiguen reducir la celulitis en nuestro cuerpo. En Clínica Nutriestética defendemos siempre la alizanza “Nutrición – Hábitos Saludables – Actividad Física”, ya que si sumamos esos tres factores, no solo conseguimos unos resultados más inmediatos en nuestros tratamientos, sino que además los mantenemos en el tiempo.

Por ese motivo recomendamos a nuestros pacientes trabajar siempre en la reeducación alimentaria con nuestros nutricionistas o comenzar a realizar algún tipo de actividad física, contando con un entrenador personal para aquellos que quieren empezar a tomárselo en serio y no saben por dónde comenzar.

Como ejemplo, os marcamos algunas sencillas pautas para comenzar a hacer algo de ejercicio.

(más…)

Leer Más

Edulcorante

La Stevia. Algunas aclaraciones.

Deborah García Bello / dimetilsulfuro.es

La Stevia o estevia es quizá el edulcorante estrella dentro del mercado de lo que se publicita como “natural”. Se comercializa como edulcorante de la planta stevia, de origen vegetal o a base de hierbas. Esta estrategia de marketing sabemos que funciona, que las plantas resultan más atractivas que los nombres de las sustancias que se extraen de ellas, pero ¿el edulcorante que llamamos Stevia realmente es una planta? ¿tiene tantas cualidades como se cuenta?

La Stevia rebaudiana es una planta subtropical (un pequeño arbusto perenne) de la familia de las asteráceas que se cultiva actualmente en casi todo el mundo, pero originariamente proviene de Sudamérica. Las hojas de la planta Stevia contienen varios compuestos llamados glucósidos que son los que otorgan el sabor dulce. El género Stevia incluye más de 200 especies, sin embargo, sólo dos de ellas contienen glucósidos de esteviol, siendo la Stevia rebaudiana Bertoni la variedad que contiene los compuestos más dulces. La Stevia rebaudiana es una planta cuyo extracto tiene un sabor entre 250 y 400 veces más dulce que el azúcar común, y esto se debe a la presencia de dos tipos de glucósidos de diterpeno: los esteviósidos y los rebaudiósidos.

Cuando compramos edulcorante Stevia, lo que estamos comprando es uno de sus extractos, uno de sus glucósidos de esteviol purificado. A este glucósido que comúnmente denominamos Stevia es el edulcorante E-960, no se trata de la planta, sino de un compuesto químico en concreto.

Para producirlo, se siguen estos pasos:
El compuesto químico que se obtiene, el rebaudósido A, es un aditivo alimentario, es decir, que ha seguido el proceso de autorización para su uso en alimentación de la misma forma que lo han hecho el resto de edulcorantes que encontramos en el mercado como el aspartamo, la sacarina o el ciclamato. Tras este proceso se le ha asignado un número E, que es el que nos garantiza que un aditivo ha sido estudiado, que ha pasado los controles sanitarios, y que se ha medido la cantidad máxima que podemos consumir sin que llegue a suponer un riesgo para la salud.

En la Unión Europea no está autorizado el consumo de la planta Stevia sin purificar o de sus hojas. Así que a pesar de que creamos estar comprando una planta, porque eso es lo que sugiere su publicidad y su packaging, en realidad estamos comprando únicamente un compuesto presente en la misma, el rebaudósido A, al que llamamos aditivo E-960.

(más…)

Leer Más

Nutrigenómica

Test nutrigenético: el futuro de la Nutrición

El objetivo de la genómica nutricional es utilizar la dieta para prevenir o tratar enfermedades y para ello estudia la interacción de los alimentos y sus componentes con el genoma de los individuos tanto a nivel molecular, celular y sistémico.

La genómica nutricional incluye dos términos: la nutrigenómica y la nutrigenética. Por un lado, la nutrigenética estudia el efecto de las variaciones genéticas de las personas sobre las interacciones entre la dieta y la enfermedad y por otro, la nutrigenómica estudia el efecto de los nutrientes sobre el genoma de las personas y sus variaciones.

El objetivo de la nutrigenética es generar recomendaciones relacionadas con los riesgos y beneficios de las dietas o componentes dietéticos específicos para la persona y diseñar estrategias nutricionales más efectivas y saludables para cada paciente, por lo que también se le ha llamado “nutrición personalizada” y “nutrición individualizada”.

A partir de una simple muestra de saliva recogida a través de un sencillo e indoloro raspado bucal, un laboratorio especializado analiza factores genéticos que intervienen en el metabolismo y nutrición del paciente. A esto se añade un cuestionario de hábitos de salud y de preferencias alimentarias y con todo ello se diseña un plan específico personalizado (análisis del tipo de metabolismo nutricional, respuesta del cuerpo al ejercicio físico, detección de déficits de vitaminas, riesgo de ser intolerante a la lactosa y factores de salud modificables mediante dieta) y se elabora un plan dietético individualizado que incluye una plantilla de alimentos a evitar y a potenciar.

Gracias a ello, se obtiene un plan nutricional diseñado específicamente para reducir el sobrepeso manteniendo hábitos de alimentación saludables y, además de adelgazar, el test genético proporciona herramientas para controlar la salud cardiovascular, ósea e inmunológica.

Como los factores genéticos no cambian, las pautas nutricionales que proporciona este test genético son útiles para toda la vida y ayudan a entender cómo funciona tu organismo y cómo proporcionarle los nutrientes más adecuados.

Todo ello de forma sencilla, segura y confidencial.

Somos profesionales de la nutrición. Infórmate de nuestros test genéticos en el 941 245 219, WhatsApp 667 273 306 o visítanos en Avda. de Colón 43, Bajo (Logroño).

Por qué elegir Clínica Nutriestética:

· Consulta de Evaluación Médica gratuita y sin compromiso: estudiamos tu caso, resolvemos tus dudas y te recomendamos el tratamiento personalizado más adecuado para tu caso. Y sin compromiso: te lo piensas y tú decides.

· Diferentes opciones y facilidades de pago: dependiendo del precio, puedes pagar hasta en 6 meses, SIN INTERESES.

· Más de 25 años de experiencia en Nutrición y Medicina Estética. Dr. José Antonio Hernández, Director Médico de Clínica Nutriestética y presidente de la Sociedad Riojana de Medicina Estética.

· Siempre en la vanguardia: te traemos las últimas tecnologías en tratamientos Médico-Estéticos y en cosmética personalizada.

· Seguridad y confianza: equipos de primeras marcas del sector médico-estético y productos de laboratorios homologados y autorizados por el Ministerio de Sanidad y la Agencia Española del Medicamento.

Leer Más

h

Insuficiencia cardíaca y alimentación

Fuente: Fundación del Corazón.

La insuficiencia cardiaca es una enfermedad crónica que puede afectar a personas de todas las edades, aunque es más frecuente en personas mayores. El corazón tiene menos capacidad de la que debería para bombear sangre por todo el organismo y con frecuencia se puede producir retención hidrosalina (edemas). Realizando algunos cambios en los hábitos alimentarios se puede conseguir una mejora en la calidad de vida. Es mejor ir introduciendo estos cambios progresivamente para no abandonarlos al poco tiempo.

Los objetivos del tratamiento dietético en la insuficiencia cardiaca son:

· Reducción de sal en la dieta.
· Reducción de grasa en la dieta.
· Reducción de peso si existe sobrepeso u obesidad.
· Dieta cardiosaludableDescarga la dieta para la insuficiencia cardiaca.

Reducción de sal
La sal es necesaria en el organismo en pequeñas cantidades pero si se sobrepasa la cantidad adecuada se puede producir retención de líquidos que incrementa el volumen de sangre circulante con un aumento de la presión arterial. Con el paso del tiempo esto puede producir un estrechamiento de la arterias y hacer que el corazón tenga una sobrecarga de trabajo mayor de lo necesario. Tenemos que tratar de mantener una ingesta de sal por debajo de los 3 g al día (½ cucharilla de café). Estos 3 g de sal equivalen a 25 g de sodio, o lo que es lo mismo, 1.250 mg de sodio.

La forma mas fácil de reducir la sal en la dieta es no añadirla a los alimentos. Los productos frescos suelen tener un bajo contenido en sal, mientras que los alimentos preelaborados o precocinados suelen tener un contenido mayor. Los alimentos mas ricos en sal son (de mayor a menor contenido): cubitos de caldo, sopas comerciales, bacalao salado, tocino de cerdo, caviar, pizzas, beicon, precocinados (croquetas, empanadillas…), queso azul, ketchup, jamón serrano, aceitunas, jamón cocido, queso manchego, patatas fritas comerciales, frutos secos, embutidos. También debemos tener en cuenta el contenido de sodio del agua mineral embotellada, leer atentamente las etiquetas y seleccionar aquellas de mineralización muy débil que contengan menos de 5 mg de sodio por litro.

Podemos utilizar alimentos saborizantes (zumo de limón, hierbas, especias aromáticas) como sustitutos de la sal para hacer más sabrosos los platos. Las carnes combinan bien con el laurel, nuez moscada, pimienta, salvia, tomillo, ajo, cebolla, orégano, romero; los pescados con el curry en polvo, eneldo, mostaza, zumo de limón, pimienta y los vegetales con el romero, salvia, eneldo, canela, estragón, albahaca, perejil…

(más…)

Leer Más

fruta y cherry

Receta nº 53

Autor: José Antonio Hernández – Director Médico Clínica Nutriestética

El calor comienza a hacer acto de presencia. Y cuando hace calor, apetece una ensaladita.

Y cuando apetece una ensaladita, podemos probar a innovar y no hacer siempre la misma.

Por eso, hoy os dejo una receta de “Ensalada de Cherrys y Frutas con Vinagreta de Cítricos” que se me ha ocurrido preparar para comer este mediodía y que es tan fácil de preparar como casi todas las ensaladas.

En un bol echamos tomates cherrys (bien lavados) cortados por la mitad, gajos de mandarina limpios y partidos por la mitad, melocotón en almíbar (los hay en almíbar ligero) en trocitos, manzana (yo he utilizado Pink Lady, que me gusta mucho) en láminas, un poco de hinojo y unos cuantos canónigos.

Para la vinagreta, mezclamos en un vaso una o dos cucharadas de aceite de oliva virgen extra, otro tanto de zumo de naranja, unas gotas de zumo de lima, un poquito de mostaza, una pizca de miel, una cucharadita de mermelada (yo he usado una de pera y kiwi que ya tenía abierta), sal y albahaca picada. Lo batimos bien con un tenedor hasta que emulsione y aliñamos la ensalada con esta mezcla.

El resultado: una explosión de color, sabor y aromas muy refrescante y atractiva.

Probad a hacer vuestras propias variaciones (rúcula en vez de canónigos, cebolleta en lugar de hinojo, otras frutas o pasas o nueces o pipas de calabaza…) y me contáis.

Puedes consultar el resto de mis recetas y trucos en:

http://adelgazarenpositivo.blogspot.com.es/

Leer Más