Celulitis

Cremas anticelulíticas: ¿merece la pena comprarlas?

Todos los días los medios de comunicación nos bombardean con anuncios de cremas anticelulíticas que prometen eliminar la celulitis mientras duermes o en unas pocas semanas. Pero ¿qué tiene esto de cierto?

La piel, esa barrera protectora
La piel es el órgano más grande del cuerpo, con una superficie de unos dos metros cuadrados y un peso de unos cinco kilos en un adulto de complexión media. Además de su importante función social, estética e incluso sexual (la imagen que proyecta es de gran importancia), la piel es un órgano vivo que respira y es capaz de regenerarse, flexible, resistente, que regula el metabolismo y la temperatura corporal, alberga el sentido del tacto y sintetiza vitamina D, entre otras cosas. Pero sobre todo, la piel es impermeable y actúa como una verdadera barrera protectora (física, bioquímica e inmunológica) frente a las agresiones del exterior. Actúa tanto como barrera de permeabilidad evitando la pérdida de agua hacia el exterior como de barrera contra la penetración de sustancias, incluida el agua, desde el exterior.

Las cremas anticelulíticas
Existen en el mercado multitud de cremas anticelulíticas, con diversidad de productos activos, pero teniendo en cuenta lo que acabamos de explicar sobre la cualidad protectora de la piel y que las cremas anticelulíticas no dejan de ser productos cosméticos, podemos adivinar que hasta la mejor crema tendrá muchísima dificultad para penetrar hasta el adipocito, ya que la mayoría de ellas actúan exclusivamente a nivel de la capa más superficial de la piel, la epidermis.

Pero ¿funcionan?
La legislación vigente marca que los productos cosméticos son sustancias destinadas a ponerse en contacto con la superficie del cuerpo con la finalidad de mantenerla protegida y en buen estado (limpieza, perfume, aspecto…) y por tanto no deben penetrar más allá de las capas superficiales de la piel. En consecuencia, estos productos no tienen la capacidad de llegar a las capas en las que se desarrolla la celulitis.

La mayoría de cremas anticelulíticas tienen componentes (cafeína, L-carnitina, centella asiática, vitamina E…) que benefician a la piel y la ayudan a mejorar su aspecto, consiguiendo un efecto temporal y la apariencia de mejoría de la celulitis (mejor textura de la piel y disminución del aspecto de “piel de naranja”).

Además, el masaje que hay que dar para conseguir la absorción de la crema, también ayuda a conseguir esa mejora del aspecto de la piel.

Entonces ¿merecen la pena?
Teniendo en cuenta que solo son una parte del tratamiento y que solo actúan en la parte más superficial de la piel, podemos concluir que si pretendemos eliminar o reducir la celulitis solo a base de cremas anticelulíticas, la respuesta es un no rotundo.

Pero si las usamos, con constancia, como complemento de tratamientos médico-estéticos o estéticos profesionales y sobre todo de un estilo de vida y una alimentación saludables, la respuesta es ¡por supuesto! ya que las cremas van a ayudar a mejorar la calidad, la hidratación, la textura y el aspecto de la piel y al final, no nos quepa duda, todo suma.

Leer Más

Remodelación corporal

Tratamiento “estrella” contra la flacidez corporal

Acércate a Clínica Nutriestética y descubre el tratamiento estrella contra la flacidez corporal gracias a la tecnología INDIBA DEEP BEAUTY.

Sus excelentes resultados y renombre internacional hacen que cada vez más personas se decanten por INDIBA.

¿En qué consiste?
El tratamiento INDIBA DEEP BEAUTY permite tratar diferentes problemáticas, mostrando resultados desde las primeras sesiones, ya que su tecnología moviliza el flujo iónico celula, estimulando así la producción de colágeno y elastina: elimina grasa, mejora la celulitis y las estrías, reafirma los tejidos, reduce las arrugas y oxigena e hidrata la piel.

¿Qué es?
Se trata de una tecnología patentada que permite realizar todo tipo de tratamientos corporales y faciales siguiendo una serie de protocolos de trabajo. Permite trabajar tanto a nivel superficial como a nivel subcutáneo.

¿Qué voy a notar?
Mejorarás especialmente la reafirmación de los tejidos. También la celulitis y grasa localizada. Pero lo que realmente notarás es una redefinición de la silueta, porque te ayudará a perder volumen y tensar las áreas de mayor flacidez, como pueden ser pecho, brazos, etc. Notarás tu piel más tensa, oxigenada e hidratada, al tiempo que los depósitos de grasa van desapareciendo de forma natural y gradual.

También estimularás el drenaje y la vasodilatación, que aporta más nutrientes y aumenta la síntesis del colágeno y elastina, mejorando así la calidad de tu piel. (más…)

Leer Más

Libro Adelgazar en Positivo

Lectura de verano: “Adelgazar en Positivo”

Pierde el miedo a la dieta con el libro “Adelgazar en Positivo”, escrito por el Dr. José Antonio Hernández, Director Médico de Clínica Nutriestética.

Este NO es un libro de dietas, aunque lo haya escrito un médico que además es dietista.

Es más bien una forma de pensar forjada tras muchos años de consultas con personas obesas y con sobrepeso. Está escrito en un lenguaje claro, aderezado con un poquito de (buen) sentido del humor e intenta transmitir la idea de que adelgazar sin amargarse la vida es posible, siempre que uno se lo plantee en serio y con una actitud positiva.

Este es un libro cuya lectura te ayudará a desdramatizar la dieta…

Acércate a Clínica Nutriestética y adquiere el libro por tan solo 9,95€. Y si ya tienes nuestra tarjeta de “Paciente Saludable”, podrás adquirirlo más barato…

Autor: Dr. José Antonio Hernández López.
Editorial: Sobrelamesa Ediciones
137 páginas
Año: 2006
ISBN: 84-88261-66-7
PRECIO: 9,95€

Leer Más

Hidratación Facial

Tu piel limpia, hidratada y luminosa

No nos cansamos de insistir en el cuidado de nuestra piel. Debemos evitar que sufra daños, cuidándola como hacemos habitualmente con el resto de los órganos de nuestro cuerpo. Para ello es imprescindible que siempre se encuentre hidratada y preparada para protegernos.

La importancia de una piel hidratada
Por diversos factores a los que estamos expuestos diariamente, el mecanismo natural de hidratación de la piel no es suficiente y debemos aportar una ayuda extra que evite la sequedad, las grietas, la descamación o la tirantez. Y es que el cuidado de la piel y su hidratación es esencial a cualquier edad y en cualquier época del año.

La calefacción, el aire acondicionado y el sol son factores externos que facilitan la evaporación de agua. Además los hábitos nada saludables de fumar o beber alcohol, acentúan el proceso de deshidratación de la piel.

Si la piel no tiene un completo equilibrio será más probable la aparición de arrugas, manchas, celulitis o flacidez. (más…)

Leer Más

Alimentos salados

Hidratación en verano

El verano es una época de alto riesgo de deshidratación. Las elevadas temperaturas pueden hacer que el cuerpo sude más y, por tanto, que pierda más cantidad de líquido y aumenten sus necesidades hídricas. La sed es un instinto básico que impulsa a beber cuando descienden los niveles de agua en el organismo. Pero la sensación de sed también puede incrementar cuando se comen ciertos alimentos, como los muy salados o muy dulces. El siguiente artículo explica cuáles son los alimentos que causan más sed y cuáles se recomiendan para asegurar un buen estado de hidratación.

¿Qué alimentos potencian la sed?
En un primer lugar estarían todos los alimentos salados. Si el consumo de sal es moderado, y además se ingieren suficientes líquidos, el organismo será capaz de mantener su volumen de líquidos intacto. No obstante, si se abusa de alimentos muy salados en una misma comida, el cuerpo pedirá agua. Los alimentos con un mayor contenido en sodio o sal son los siguientes:

· Lácteos: quesos salados, como roquefort o queso azul, queso manchego, quesos curados, etc.
· Carnes, pescados y huevos: carnes saladas y sus derivados (bacon, tocino, butifarra o longaniza), patés, sobrasada y embutidos (chorizo, salchichón, mortadela, etc.); extractos y sopas de carne y pollo salados; pescados salados o ahumados, como el salmón o el bacalao; pescados en conserva como el atún, las sardinas o las anchoas; productos elaborados con carnes o pescados salados, como empanadillas, croquetas, rebozados, lasañas, etc.
· Verduras y hortalizas: verduras u hortalizas adobadas saladas.
· Cereales y féculas: productos de repostería tales como galletas saladas, cruasanes salados, etc.; patatas chips o derivados similares.
· Frutos secos salados.
· Otros: sal, salsas comerciales como mayonesa, ketchup, salsa de soja o mostaza; aperitivos salados; aceitunas. (más…)

Leer Más