Nutriestética

Las cosas claras

Muchas personas, cuando entran por primera vez en Clínica Nutriestética y piden información sobre algún tratamiento, nos suelen preguntar después cosas como:
“¿Seguro que es este el precio total?”, “¿No hay letra pequeña?”, “Luego no tendré que pagar nada más, ¿no?”

En Clínica Nutriestética nuestros principales valores son la honestidad y claridad con nuestros pacientes, así como la excelencia en el trato. Si un tratamiento no es el adecuado para ti porque los resultados no van a ser los deseados, vamos a ser los primeros en decirte “NO”. Podremos hacer bien o mal las cosas, pero nuestro objetivo es que ningún paciente salga por la puerta pensando que no se ha sido sincero u honesto con él.

Esta filosofía se traduce en cosas como:

1. No cobramos la Consulta de Evaluación Médica, ni te compromete a nada: tan solo estudiamos tu caso, te decimos cuál es (o no) la solución y después tú decides si te quedas con nosotros, acudes a otro sitio…

2. Siempre elaboramos un presupuesto previo del tratamiento y te lo explicamos para que tengas toda la información necesaria (sesiones, metodología de trabajo, formas de pago, financiación, etc.) para poder estudiarlo con calma y tomar la decisión de forma adecuada.
Sin letra pequeña. Lo que ves es lo que te ofrecemos y lo que nos comprometemos a hacer.

3. Siempre entregamos factura de todos nuestros tratamientos en la que se desglosa el tratamiento realizado, el I.V.A. correspondiente, descuentos, etc.
Para que sepas en todo momento qué estás pagando.

4. Clínica Nutriestética no existe sin sus pacientes. Por eso, cuidamos y mimamos a las personas que confían en nosotros.

¿Todavía no tienes tu tarjeta del Club Nutriestética Salud? Solicítala. Es gratuita y te abre las puertas a muchas sorpresas exclusivas para nuestros pacientes.
Y no solo eso, al imprimir tus facturas encontrarás cheques regalo, descuentos y otras sorpresas.

También recibirás en tu e-mail, móvil y buzón nuestras últimas promociones y tratamientos exclusivos para nuestros pacientes.

¿Te animas?

Leer Más

Celulitis

Celulitis: la actividad física ayuda, y mucho.

Estamos entrando en los días de calor y las piscinas y las playas se llenarán de gente ávida de sol y baños refrescantes. Y como cada año, la eterna pesadilla persigue a las mujeres que quieren lucir un cuerpo diez en traje de baño: la celulitis.

Hay varios factores que influyen sobre el hecho de que una persona tenga celulitis y sobre la medida en que la tenga. Los genes, el género, la cantidad de grasa que contiene el cuerpo, la edad, grosor de la piel… Todos ellos están relacionados con la cantidad de celulitis que tiene una persona y con lo visible que ésta resulta.

Nuestros tratamientos Médico-Estéticos o basados en aparatología persiguen reducir la celulitis en nuestro cuerpo. En Clínica Nutriestética defendemos siempre la alizanza “Nutrición – Hábitos Saludables – Actividad Física”, ya que si sumamos esos tres factores, no solo conseguimos unos resultados más inmediatos en nuestros tratamientos, sino que además los mantenemos en el tiempo.

Por ese motivo recomendamos a nuestros pacientes trabajar siempre en la reeducación alimentaria con nuestros nutricionistas o comenzar a realizar algún tipo de actividad física, contando con un entrenador personal para aquellos que quieren empezar a tomárselo en serio y no saben por dónde comenzar.

Como ejemplo, os marcamos algunas sencillas pautas para comenzar a hacer algo de ejercicio.

(más…)

Leer Más

Celulitis

Que la celulitis no te impida disfrutar del verano…

infosalus.com / Europa Press

Cuatro de cada diez mujeres con celulitis en las piernas dejan de ir a la playa y piscina en verano por baja autoestima y complejos, según ha informado la presidenta de la Sociedad Española de Medicina Estética (SEME), Petra Vega.

Se trata, a su juicio, de una mala decisión ya que la exposición moderada del cuerpo humano al sol produce efectos saludables al desencadenar una serie de procesos biológicos y bioquímicos esenciales para la vida como, por ejemplo, vitamina D, refuerzo sistema inmunológico o estimulación del riego sanguíneo, y además producir sensación de placer y bienestar.

“Lo primero es la salud de las personas y las piernas tienen una gran importancia en nuestra vida, no solo estética. El primer paso para tener unas piernas sanas y estéticas es aceptar los problemas y ponerse en manos de profesionales que le ayudarán a solucionarlos. No hay que tener miedo a enseñar las piernas en verano, si una persona así lo desea, por complejos o baja autoestima”, ha comentado.

De hecho, entre los meses de abril y junio se produce un aumento del 200 por ciento en las visitas a las clínicas de Medicina Estética para los tratamientos relacionados con las piernas, según una encuesta realizada por SEME a 100 médicos.

Entre el 80% y el 90% de las mujeres tienen celulitis
Y es que, entre el 80-90 por ciento de las mujeres presentan celulitis en las piernas, aunque también puede ser en brazos y vientre. Un porcentaje que, según ha informado el miembro de la Junta de SEME, Alberto Morano, se ha elevado considerablemente en los últimos 30 años debido, principalmente, a los nuevos hábitos de vida creados por la sociedad.

Concretamente, el incremento de la incidencia de debe, tal y como ha detallado el experto, a que cada vez se inicia a edades más tempranas el uso de anticonceptivos y el consumo de tabaco, principales elementos causantes de la misma, junto al sedentarismo y los malos hábitos alimenticios.

(más…)

Leer Más

dieta_mediterránea

Dieta mediterránea y longevidad…

La dieta mediterránea no es solo una manera de comer, es un patrón alimentario que se ha relacionado constantemente con una serie de beneficios para la salud, incluyendo la disminución del riesgo de enfermedades crónicas y cáncer. Ahora, una nueva investigación relaciona este tipo de alimentación con telómeros más largos, un biomarcador asociado a una vida más larga.

Los telómeros parecen tener la clave del envejecimiento, la edad biológica y la esperanza de vida se pueden predecir mediante la medición del ADN de un individuo. Concretamente, son secuencias repetitivas de ADN en los extremos de los cromosomas que se acortan cada vez que una célula se divide.

Investigadores del Hospital Brigham y de Mujeres (BWH, por sus siglas en inglés), en Boston, Massachusetts, Estados Unidos, han descubierto ahora que una mayor adherencia a la comida mediterránea podría estar provocar que el individuo tenga telómeros más largos, como describen en la edición digital de este martes de ‘The BMJ’.

(más…)

Leer Más

Alimentos que no debes guardar en la nevera

 

A pesar de que la nevera se considera un refugio seguro para los alimentos, lo cierto es que algunos no toleran bien las condiciones de refrigeración. Y es que en muchos casos suelen ponerse en la nevera algunos productos que no sería necesario como tomates, cebollas, café, miel, aceite, plátanos o patatas. Almacenarlos en la nevera, lejos de mejorar su conservación, empeora su sabor y favorece la formación más rápida de mohos. Es preferible conservarlos en la despensa, a temperatura ambiente. El artículo enumera algunos alimentos que no deben almacenarse en la nevera, explica por qué e indica cuál es la mejor manera de conservar todas sus particularidades.

 

Hay una cierta tendencia a guardar en la nevera todos los alimentos, sean cuales sean, bajo la falsa creencia de que así se conservarán mucho mejor. Incluso en caso de duda, se recurre a la nevera porque se piensa que es lo mejor. Pero en ocasiones, más que favorecer su conservación, lo que se consigue es lo contrario, es decir, que los alimentos pierdan sabor, textura y, en algunos casos, que se favorezca la formación de mohos. Guardar los alimentos en el refrigerador no implica en general un riesgo alimentario en sí, pero a veces sí causa un deterioro de la calidad y una disminución de las propiedades.

 

Qué alimentos no conviene guardar en la nevera

No todos los alimentos necesitan las mismas condiciones de conservación. Si bien algunos se estropearían solo en cuestión de horas si se mantienen a temperatura ambiente, otros harían lo mismo en condiciones de refrigeración. Es importante, por tanto, conocer cuáles son las características y necesidades específicas de cada uno de ellos, para darles las mejores condiciones de conservación.

 

Tomates. Pierden todo su sabor en la nevera porque el aire frío detiene el proceso de maduración, que da el sabor a este producto. También altera la textura porque el frío rompe las membranas de la fruta y lo hace más harinoso. Deben almacenarse a temperatura ambiente.

 

Plátanos. Como los tomates, el frío de la nevera ralentiza el proceso de maduración de la fruta. Si se guarda un plátano verde, este permanecerá así durante un periodo de tiempo relativamente largo. Sí pueden introducirse los plátanos más maduros que no se vayan a consumir de manera inmediata y, a pesar de que la piel se vuelva negra o marrón, el fruto puede consumirse.

 

Patatas. El frío puede aumentar la cantidad de azúcar que contienen y dar lugar a un producto arenoso, con mayores niveles de acrilamida cuando se cuecen al horno o se fríen a altas temperaturas. Deben almacenarse en un lugar fresco y seco cuando se trata de patatas enteras. En el caso de que se quieran conservar patatas peladas y cortadas, sí es preferible hacerlo en la nevera, mejor con agua para evitar que se oxiden.

 

Cebollas. La humedad de la nevera favorece la formación de mohos. La mejor manera de almacenarlas es mantenerlas en un lugar fresco, seco y bien ventilado. No deben almacenarse las cebollas enteras en bolsas de plástico.

 

Ajos. La refrigeración hace que el bulbo se deteriore de manera más rápida porque añade humedad y favorece el crecimiento de moho. Solo puede almacenarse ajo en la nevera si se ha picado, y se hará en un recipiente cerrado herméticamente. No es recomendable congelarlo porque cambia la consistencia y el sabor. El ajo entero deberá almacenarse a temperatura ambiente.

 

Pan. El frío reseca el pan, por lo que no es aconsejable guardarlo en la nevera. Excepto si se trata de rodajas de pan de molde, que sí podrían almacenarse en frío, es preferible almacenarlo a temperatura ambiente o congelarlo. Si se congela, debe envolverse para que conserve mejor su humedad.

 

Aceite de oliva. En la nevera se condensa y adquiere una consistencia similar a la mantequilla. Debe almacenarse en un lugar fresco y, a ser posible, oscuro.

 

Café. En la nevera, el café pierde sabor y puede adquirir algunos olores de otros alimentos que se guardan en ella. Además, el contacto con la humedad hace que se deteriore. Es preferible conservarlo en un lugar fresco y oscuro, donde conservará mejor su sabor y frescura, lejos del exceso de aire, humedad, calor y luz.

 

Miel. Si se mantiene cerrada herméticamente, puede conservarse fuera de la nevera sin ningún problema durante años, siempre y cuando el envase esté bien cerrado. De lo contrario, entraría humedad en el interior. Con el frío, lo único que se consigue es que se cristalice y que se modifiquen sus particularidades de sabor o textura.

 

Fuente: Eroski Consumer