Indiba

Radiofrecuencia facial INDIBA

Últimamente nos habéis preguntado varias personas si en Clínica Nutriestética realizamos tratamientos con INDIBA.

Dado que la respuesta es “SÍ”, y que INDIBA es un equipo que se ha hecho un nombre propio en este sector por su versatilidad y calidad en los resultados, os explicamos a continuación cómo os va ayudar a rejuvenecer la piel de vuestro rostro.

En primer lugar, es importante matizar que los tratamientos con INDIBA son indoloros y no invasivos. Lo que estamos provocando en la piel es una diatermia localizada beneficiosa e inocua. Es decir, un calentamiento local de tejidos bajo la influencia de un campo eléctrico o magnético. Este aumento de temperatura controlado se produce desde el interior de las propias células. La intensidad del calor depende de la zona y problema a tratar. La sensación que produce es relajante y agradable.

Este proceso hace que nuestro propio organismo incremente la síntesis de colágeno y elastina. El tratamiento produce una mejora en la elasticidad, hidratación, suavidad y favorece la regeneración de la piel. Se puede aplicar en el contorno de ojos, y además reduce las bolsas gracias al efecto drenante. Además, aporta hidratación, luminosidad y reafirma el contorno. Al ayudar a eliminar toxinas, los edemas o hinchazón de la cara se reducen.

La aplicación de energía de radiofrecuencia permite acceder a las capas profundas de la dermis actuando directamente sobre las fibras que tensan la piel y hacen que estas se contraigan y aumenten provocando el estiramiento de la misma.

Ya en la primera sesión la sensación que produce en el paciente es la de tener la piel más luminosa, confortable y tersa. Conforme avanzan las sesiones, el rostro recupera firmeza y las pequeñas arrugas del contorno de los ojos se difuminan. El efecto y sensación es comparable al de un lifting: piel tersa, óvalo fuerte y definido y menos arrugas. A ello le sumamos el gran aporte de hidratación y la luminosidad.

(más…)

Leer Más

Promo

100€ de descuento en BOTOX

En Clínica Nutriestética queremos desde YA que luzcas tu mejor imagen en el menor tiempo posible y que dejes de preocuparte por las arrugas de expresión, “pagas de gallo”, etc.

Por eso, y solo si lo contratas y abonas entre el 21 de marzo y el 1 de abril (ambos inclusive) de 2016, te rebajamos 100€ el precio del tratamiento con toxina botulínica. Antes: 349€. Sólo durante esta promoción: 249€.

Contrata ya tu tratamiento con toxina botulínica. Y si tienes, alguna duda, consúltanos. Nuestro Director Médico te asesorará de forma gratuita y sin compromiso sobre las características del tratamiento, seguridad, resultados…

¡Te esperamos! Recuerda que esta promoción se mantiene solo durante dos semanas.

Reserva ya tu cita en el teléfono 941 245 219, WhatsApp 667 273 306 o acércate por Avda. de Colón 43, BAJO (Logroño).

Leer Más

Galletas

¿Pan o galletas?

Fuente: Agencia EFE

Aprovechando algunas consultas que nos hacen pacientes relacionadas con “eliminar el pan” y sustituirlo por “otros alimentos más sanos, como las galletas”, os trasladamos un análisis realizado por la agencia EFE, comparando los aportes nutricionales del pan y las galletas.

Los resultados van a sorprender a más de uno…

La masa del pan se elabora con harina de cereales, sal y agua. Se hornea y ya está lista para comer. Pero este alimento básico en nuestra pirámide nutricional siempre ha tenido fama de ser perjudicial para nuestro peso: “No comas tanto pan, que vas a engordar”.

Sin embargo, si comparamos el pan con las galletas, los resultados no dejan indiferente:

En cuanto a su valor energético, todas las galletas se posicionan entre las 450 y las 485 kilocalorías, mientras que el pan solo aporta 236, alrededor de la mitad de calorías que sus selectas hermanas de cereal.

En cuanto a la contribución de agua, esencial para la vida, las galletas sacian la sed corporal con apenas un 2,5% de su contenido, por un 35% del pan.

En cuanto a los hidratos de carbono, al ser alimentos que se elaboran con harina de trigo, resulta de máxima importancia fijar la atención en sus componentes azucarados, ya que no es conveniente para la salud un alto contenido en azúcares simples. Las galletas van desde los 13 gramos de las “digestivas” hasta los 34 de las chocolateadas, pasando por los 25 y 26 de las elaboradas con mantequilla y las María, respectivamente. En cambio, el pan solo nos endulza con 1,8 gramos.

En cuanto a la fibra, el pan, con 3,5 gramos, solo pierde con los 4,5 de las “digestivas”, una diferencia mínima que disminuye aún más con el resto de galletas.

En cuanto a las proteínas, mérito dietético que no caracteriza a estos productos horneados, todos giran entre los 6,3 y los 8,3 gramos, aunque es el pan el que más se apunta.

En cuanto a las grasas totales, las galletas triunfan sin lugar a la duda: 19 gramos las María, casi 21 las “digestivas”, 20 las de mantequilla y 24 las más atrayentes para los niños. El pan, con unos pírricos 1,6 gramos, vuelve a salir airoso.

(más…)

Leer Más

tratamiento-postparto - BAJA

Recupera tu salud e imagen tras el parto

Fuente: EROSKI CONSUMER

Tras el parto, uno de los objetivos suele ser adelgazar y recuperar el peso anterior. Sin embargo, lograrlo demasiado pronto podría perjudicar la lactancia materna e, incluso, el importante vínculo de la madre con el bebé.
De hecho, los expertos sugieren tomarse un año para recuperar el peso anterior a la gestación, tener paciencia y plantearse objetivos realistas.

El postparto es el periodo que incluye las ocho semanas posteriores al nacimiento del bebé. Es un periodo de adaptación tanto psicológico como fisiológico. En esto último, perder peso suele ser un objetivo prioritario para la mayoría de las mujeres.

Los motivos son de salud, pero también estéticos. Pero, como indica Eroski/Consumer, hay que tener cuidado con las maneras y los métodos que se emplean para tratar de alcanzarlo. Dar demasiada importancia al afán de perder peso tras dar a luz podría acarrear problemas en el vínculo con el bebé.

La mayoría de las mujeres admite haber sentido presión cultural para perder peso. Un estudio realizado en Reino Unido señalaba que las madres demasiado preocupadas por bajar de peso después del parto “pueden tener comportamientos perjudiciales para sus niños”. Estos expertos aseguran que existe “una insinuación cultural de que el trabajo de una mujer que ha sido madre es presentarse como si nada hubiera ocurrido”, y perder peso a gran velocidad.

En una encuesta realizada en 2010, entre más de 6.200 mujeres, el 60% de ellas admitió haber sentido una presión cultural debido a que las famosas pierden peso muy pronto después de dar a luz. Estos investigadores recomiendan no tratar de perder peso de forma acelerada tras el parto, sino de procurar hacerlo a lo largo de todo el primer año posterior al nacimiento del bebé. En el mismo sentido, Julio Basulto, autor de numerosas publicaciones científicas y divulgativas y docente en diversas instituciones, afirma que “no conviene perder con rapidez los kilos ganados en el embarazo, porque ayudan a producir leche materna”. A los beneficios de la lactancia materna sobre la criatura, se añade luego que dar el pecho contribuye a adelgazar.

Un año de paciencia
Si el parto ha sido natural, se debe comenzar con actividad moderada durante la cuarentena, las seis semanas posteriores al nacimiento en las que el útero vuelve poco a poco a su tamaño y se eliminan buena parte de los líquidos acumulados durante la gestación. Esta actividad moderada consiste, sobre todo, en paseos y ejercicios para reforzar el suelo pélvico, los cuales favorecen también una más pronta recuperación de las relaciones sexuales vaginales. Hay que ponerse objetivos realistas y no buscar resultados visibles inmediatos.

(más…)

Leer Más