Latas

Bebidas en lata: ¿Basta una servilleta para limpiarlas?

EROSKI CONSUMER / Marta Chavarrías

Las latas de bebidas son seguras siempre que se mantengan unas adecuadas condiciones de almacenamiento y de manipulación.

Beber un refresco directamente de la lata es una práctica bastante habitual, sobre todo, cuando se está fuera de casa y el único lugar para comprar bebida es una máquina expendedora o un puesto ambulante. Uno de los gestos más repetidos, antes de abrirlas, es limpiarlas con lo que se tiene a mano, como un pañuelo o una servilleta. Esta acción da cierta tranquilidad, pero genera ciertas dudas en torno a si es suficiente como medida de higiene o si sirve para eliminar los patógenos que pudiera haber en la superficie. Este artículo responde a estas cuestiones y explica cómo aumentar la seguridad de las latas y de qué metal están hechas. También aborda algunos mitos relacionados con las latas, como el de las ratas y la leptospirosis.

Latas de bebida más seguras
La lata para bebidas es uno de los envases en constante evolución. Desde que aparecieran las primeras latas hasta la actualidad, los avances han sido numerosos: desde aspectos puramente estéticos y de diseño a otros más funcionales y de seguridad. Las latas son seguras siempre que se mantengan unas normas de manipulación apropiadas. Para que hubiera riesgo, la carga microbiológica de las latas tendría que ser muy alta, a pesar de que la higiene es mejorable. Por tanto, si se han seguido unas pautas de almacenamiento correctas, no existe riesgo.

Las latas suelen servirse en paquetes protegidos por un envoltorio de plástico retráctil que aleja el producto de la suciedad. Si se conservan en unas condiciones adecuadas de almacenamiento, se asegura que las latas no se han expuesto a agentes nocivos como polvo u otros materiales. Para que existiera riesgo para la salud, la carga microbiológica de las latas tendría que ser muy alta. De todas formas, algunos aspectos en los que hay que fijarse son:

Antes de abrir una lata, debe limpiarse bien por fuera. Debe tenerse en cuenta, sin embargo, que pasar un pañuelo no eliminaría posibles microorganismos patógenos; sí quitaría polvo o algún resto orgánico. El pañuelo limpia, pero no desinfecta.

La lata tiene que estar en buenas condiciones, no debe estar oxidada, ni tener golpes o estar hinchada. (más…)

Leer Más