Celulitis

Cremas anticelulíticas: ¿merece la pena comprarlas?

Todos los días los medios de comunicación nos bombardean con anuncios de cremas anticelulíticas que prometen eliminar la celulitis mientras duermes o en unas pocas semanas. Pero ¿qué tiene esto de cierto?

La piel, esa barrera protectora
La piel es el órgano más grande del cuerpo, con una superficie de unos dos metros cuadrados y un peso de unos cinco kilos en un adulto de complexión media. Además de su importante función social, estética e incluso sexual (la imagen que proyecta es de gran importancia), la piel es un órgano vivo que respira y es capaz de regenerarse, flexible, resistente, que regula el metabolismo y la temperatura corporal, alberga el sentido del tacto y sintetiza vitamina D, entre otras cosas. Pero sobre todo, la piel es impermeable y actúa como una verdadera barrera protectora (física, bioquímica e inmunológica) frente a las agresiones del exterior. Actúa tanto como barrera de permeabilidad evitando la pérdida de agua hacia el exterior como de barrera contra la penetración de sustancias, incluida el agua, desde el exterior.

Las cremas anticelulíticas
Existen en el mercado multitud de cremas anticelulíticas, con diversidad de productos activos, pero teniendo en cuenta lo que acabamos de explicar sobre la cualidad protectora de la piel y que las cremas anticelulíticas no dejan de ser productos cosméticos, podemos adivinar que hasta la mejor crema tendrá muchísima dificultad para penetrar hasta el adipocito, ya que la mayoría de ellas actúan exclusivamente a nivel de la capa más superficial de la piel, la epidermis.

Pero ¿funcionan?
La legislación vigente marca que los productos cosméticos son sustancias destinadas a ponerse en contacto con la superficie del cuerpo con la finalidad de mantenerla protegida y en buen estado (limpieza, perfume, aspecto…) y por tanto no deben penetrar más allá de las capas superficiales de la piel. En consecuencia, estos productos no tienen la capacidad de llegar a las capas en las que se desarrolla la celulitis.

La mayoría de cremas anticelulíticas tienen componentes (cafeína, L-carnitina, centella asiática, vitamina E…) que benefician a la piel y la ayudan a mejorar su aspecto, consiguiendo un efecto temporal y la apariencia de mejoría de la celulitis (mejor textura de la piel y disminución del aspecto de “piel de naranja”).

Además, el masaje que hay que dar para conseguir la absorción de la crema, también ayuda a conseguir esa mejora del aspecto de la piel.

Entonces ¿merecen la pena?
Teniendo en cuenta que solo son una parte del tratamiento y que solo actúan en la parte más superficial de la piel, podemos concluir que si pretendemos eliminar o reducir la celulitis solo a base de cremas anticelulíticas, la respuesta es un no rotundo.

Pero si las usamos, con constancia, como complemento de tratamientos médico-estéticos o estéticos profesionales y sobre todo de un estilo de vida y una alimentación saludables, la respuesta es ¡por supuesto! ya que las cremas van a ayudar a mejorar la calidad, la hidratación, la textura y el aspecto de la piel y al final, no nos quepa duda, todo suma.

Leer Más

Anticelulítica

Crema Anticelulítica Liporreductora

Nuestra Crema Liporreductora posee una textura no grasa, formulada especialmente para realizar masajes de tratamiento de las adiposidades localizadas y la celulitis. Sus ingredientes activos favorecen la eliminación de las grasas, facilitan el drenaje y la tonificación de las zonas tratadas, ayudando a modelar y reafirmar la silueta.

PVP: 35€

Aplicaciones
• Tratamientos anti celulíticos
• Masajes reductores
• Masajes Tonificantes
• Masajes activadores de la circulación
• Masajes drenantes

Modo de Empleo
Aplicar abundante producto sobre las manos y masajear profundamente la zona a tratar, 1 ó 2 veces al día.

Composición
Glicerina: Hidratante activo y humectante de origen 100% vegetal.

Cafeína: Substancia del grupo de los alcaloides, de origen vegetal, que pertenece a la familia de las bases xánticas, teniendo en común un núcleo purínico (purina, ácido úrico, xantina, teofilina, teobromina). Incide directamente sobre las zonas problemáticas. Moldeador de la figura corporal. Actúa incrementando la actividad metabólica de la célula adiposa, reduciendo la cantidad de agua retenida en el espacio intersticial y aumentando la resistencia capilar. Elimina los depósitos grasos localizados e impide su nueva formación.

Carintia: Considerada como una molécula “devoradora” de grasas, este derivado aminoácido que constituye un confector esencial del metabolismo de los ácidos, actúa disminuyendo las tasas excesivamente elevadas de triglicéridos y de colesterol por mejoría del metabolismo lipidio. Responsable del transporte de los ácidos grasos a través de la membrana de las mitocondrias. Indicada en casos de celulitis, ya que a mayor presencia de Carintia, menor es el efecto de “piel de naranja”.

Aesculus Hippocastanum (Castaño de Indias): Procedente de un árbol de 20-25 metros con hojas opuestas, pecioladas y compuestas, con 5-7 foliolos ovalados y dentados. Flores blancas manchadas de rojo y amarillo. Fruto en cápsula espinosa dehiscente conteniendo 3 grandes semillas. Los principios activos son:

• Semilla:
– Flavonoides
– Saponósidos triterpénicos (10%)
– Proantocianidoles
– Glucósidos cumarínicos
– Esteroles

• Corteza:
– Alantoína
– Taninos catéquicos
– Glucósidos cumarínicos (2-3%)
– Flavonoides
– Fitoesteroles
– Leucoantocianidina, delfinidina.

Posee propiedades vasoconstrictoras, antisudoral y antiinflamatoria. Recomendado para el tratamiento edemas causante de la celulitis.

Ruscus Acuelatus (Brusco): Tonifica y disminuye la retención de líquidos en los tejidos, contribuyendo a reducir la celulitis.

Fucus Vesiculosus: Alga marina que debido a su composición, presenta acciones hidratantes, dren antes, descongestivas, emolientes, y capaz de reabsorber el edema desencadenante de la celulitis. Tiene la propiedad de movilizar el líquido retenido en las zonas localizadas del cuerpo, estimula la circulación y elimina las toxinas.

Sus principios activos son:
– Oligoelementos y sales minerales
– Polialcoholes
– Ficocoloides
– Ácido acrílico
– Caroteniodes
– Lípidos- Derivados bromados del alcohol bencílico
– Fenoles

Aloe Vera Gel: Activo que proporciona a la piel una adecuada hidratación, elasticidad y tersura, además de poseer capacidades cicatrizantes y regenerantes. El Aloe vera es muy utilizado para el cuidado de la piel, fundamentalmente por el poder emoliente y suavizante que posee. Esta acción se debe principalmente a su contenido en polisacáridos mucílagos. Los mucílagos poseen la característica de ser higroscópicos, es decir, que absorben y retienen agua, lo cual los convierte en agente humectante. El Aloe Vera actúa estimulando el crecimiento de las células dérmicas denominadas fibroblastos, la amilogénesis y la reepitelización, y reduciendo la fase inflamatoria. El resultado final es un aumento del contenido en colágeno y glicosaminoglicanos en el nuevo tejido de reparación. El contenido en Aloína le confiere efectos antiinflamatorios que contribuyen a explicar su acción cicatrizante de heridas, quemaduras y úlceras.

Todos nuestros cosméticos están realizados bajo Buenas Prácticas de Producción de Cosméticos (BPPC) o “Good Manufacturing Practices” (GMP) que son unas normas de calidad en fabricación de reconocido prestigio internacional, y que permiten asegurar que la producción se realiza con las máximas garantías de calidad, seguridad y eficacia de los productos cosméticos y sanitarios asegurando que son adecuados para su uso previsto y que no exponen a los usuarios a riesgos debidos a defectos en la seguridad, estabilidad y eficacia.

Leer Más