Alimentos que no debes guardar en la nevera

 

A pesar de que la nevera se considera un refugio seguro para los alimentos, lo cierto es que algunos no toleran bien las condiciones de refrigeración. Y es que en muchos casos suelen ponerse en la nevera algunos productos que no sería necesario como tomates, cebollas, café, miel, aceite, plátanos o patatas. Almacenarlos en la nevera, lejos de mejorar su conservación, empeora su sabor y favorece la formación más rápida de mohos. Es preferible conservarlos en la despensa, a temperatura ambiente. El artículo enumera algunos alimentos que no deben almacenarse en la nevera, explica por qué e indica cuál es la mejor manera de conservar todas sus particularidades.

 

Hay una cierta tendencia a guardar en la nevera todos los alimentos, sean cuales sean, bajo la falsa creencia de que así se conservarán mucho mejor. Incluso en caso de duda, se recurre a la nevera porque se piensa que es lo mejor. Pero en ocasiones, más que favorecer su conservación, lo que se consigue es lo contrario, es decir, que los alimentos pierdan sabor, textura y, en algunos casos, que se favorezca la formación de mohos. Guardar los alimentos en el refrigerador no implica en general un riesgo alimentario en sí, pero a veces sí causa un deterioro de la calidad y una disminución de las propiedades.

 

Qué alimentos no conviene guardar en la nevera

No todos los alimentos necesitan las mismas condiciones de conservación. Si bien algunos se estropearían solo en cuestión de horas si se mantienen a temperatura ambiente, otros harían lo mismo en condiciones de refrigeración. Es importante, por tanto, conocer cuáles son las características y necesidades específicas de cada uno de ellos, para darles las mejores condiciones de conservación.

 

Tomates. Pierden todo su sabor en la nevera porque el aire frío detiene el proceso de maduración, que da el sabor a este producto. También altera la textura porque el frío rompe las membranas de la fruta y lo hace más harinoso. Deben almacenarse a temperatura ambiente.

 

Plátanos. Como los tomates, el frío de la nevera ralentiza el proceso de maduración de la fruta. Si se guarda un plátano verde, este permanecerá así durante un periodo de tiempo relativamente largo. Sí pueden introducirse los plátanos más maduros que no se vayan a consumir de manera inmediata y, a pesar de que la piel se vuelva negra o marrón, el fruto puede consumirse.

 

Patatas. El frío puede aumentar la cantidad de azúcar que contienen y dar lugar a un producto arenoso, con mayores niveles de acrilamida cuando se cuecen al horno o se fríen a altas temperaturas. Deben almacenarse en un lugar fresco y seco cuando se trata de patatas enteras. En el caso de que se quieran conservar patatas peladas y cortadas, sí es preferible hacerlo en la nevera, mejor con agua para evitar que se oxiden.

 

Cebollas. La humedad de la nevera favorece la formación de mohos. La mejor manera de almacenarlas es mantenerlas en un lugar fresco, seco y bien ventilado. No deben almacenarse las cebollas enteras en bolsas de plástico.

 

Ajos. La refrigeración hace que el bulbo se deteriore de manera más rápida porque añade humedad y favorece el crecimiento de moho. Solo puede almacenarse ajo en la nevera si se ha picado, y se hará en un recipiente cerrado herméticamente. No es recomendable congelarlo porque cambia la consistencia y el sabor. El ajo entero deberá almacenarse a temperatura ambiente.

 

Pan. El frío reseca el pan, por lo que no es aconsejable guardarlo en la nevera. Excepto si se trata de rodajas de pan de molde, que sí podrían almacenarse en frío, es preferible almacenarlo a temperatura ambiente o congelarlo. Si se congela, debe envolverse para que conserve mejor su humedad.

 

Aceite de oliva. En la nevera se condensa y adquiere una consistencia similar a la mantequilla. Debe almacenarse en un lugar fresco y, a ser posible, oscuro.

 

Café. En la nevera, el café pierde sabor y puede adquirir algunos olores de otros alimentos que se guardan en ella. Además, el contacto con la humedad hace que se deteriore. Es preferible conservarlo en un lugar fresco y oscuro, donde conservará mejor su sabor y frescura, lejos del exceso de aire, humedad, calor y luz.

 

Miel. Si se mantiene cerrada herméticamente, puede conservarse fuera de la nevera sin ningún problema durante años, siempre y cuando el envase esté bien cerrado. De lo contrario, entraría humedad en el interior. Con el frío, lo único que se consigue es que se cristalice y que se modifiquen sus particularidades de sabor o textura.

 

Fuente: Eroski Consumer

 

frigorifico

Leer Más

naked woman torso with green apple over white

Tratamiento REMODELACIÓN CORPORAL

Si ayer no pudiste ver el programa “Estilo”, de TVR, o quieres volver a ver el reportaje, te lo ponemos fácil.

Ainara Domingo, presentadora de “Estilo”, probó nuestro tratamiento de REMODELACIÓN CORPORAL (reafirmante+reductor), el cual combina diferentes tecnologías, entre ellas las Ondas Termodinámicas, y que permite adelgazar y reafirmar tu piel de forma simultánea.

Nuestra exclusiva tecnología es la única capaz de llegar hasta la grasa protegiendo los planos más profundos y provocando un efecto lipolítico y reafirmante inmediato. Es el primer tratamiento a nivel internacional que reduce, de manera evidente, volumen de grasa en cada sesión sin producir flacidez, ya que las Ondas Termodinámicas producen un efecto de retracción en las fibras de la piel (por regeneración del colágeno y la elastina) al mismo tiempo que licúan la grasa localizada.

 Este tratamiento en La Rioja solo lo encontrarás en Clínica Nutriestética, que es además centro de referencia del mismo para la Zona Norte.

 ¿A qué esperas para probarlo? Te aseguramos que los resultados en 10 sesiones (5 semanas), te van a encantar. Y su precio, más.

 

Leer Más

Aqualyx

Intralipoterapia con Aqualix

 

Entre los tratamientos médico estéticos de los acúmulos localizados de grasa, uno de los más efectivos es la introlipoterapia con Aqualix® (o Aqualyx).

 

Aqualix® es una solución acuosa con base gelatinosa, biocompatible y totalmente reabsorbible ya que es un polímero que se encuentra presente en el cuerpo humano.

 

No hablamos de un tratamiento de adelgazamiento en casos de obesidad ni de un tratamiento para la celulitis, sino de un tratamiento no quirúrgico de la adiposidad localizada, especialmente indicado para eliminar o disminuir los acúmulos de grasa en abdomen, caderas, flancos, cartucheras y rodillas.

 

Se trata de una solución inyectable que rompe la membrana celular del adipocito para que su contenido se elimine de forma natural a través del sistema linfático. Esto se consigue infiltrando el producto con una aguja muy fina directamente en el espesor del tejido adiposo (de ahí el nombre de intralipoterapia).

 

Los resultados son visibles desde la primera sesión, pero para lograr unos resultados satisfactorios son necesarias habitualmente (y siempre dependiendo de cada caso) de 2 a 4 sesiones con un intervalo entre ellas de 3-4 semanas.

 

El tratamiento debe ser efectuado por médicos entrenados en esta técnica y Clínica Nutriestética, por supuesto, es un Centro Médico Habilitado para la Intralipoterapia.

 

Amplia información o solicita Consulta de Evaluación Médica (gratuita y sin compromiso) en nuestro teléfono 941 245 219, mail: [email protected] o en nuestras instalaciones de Avda. de Colón 43, bajo (Logroño).

 

¡Te esperamos!

 

Leer Más

Enfermedades, nutrición y ejercicio

 

Ahora que acaban las fiestas navideñas, muchas personas optan por la actividad física como una opción para recuperar la figura y mejorar su salud.

 

Existen problemáticas en las que una adecuada combinación de actividad física y alimentación pueden conseguir resultados espectaculares para nuestra salud, como es el caso de la obesidad, tabaquismo, diabetes, hipertensión, problemas cardiovasculares, de columna, etc. En estos casos, el ejercicio y una adecuada alimentación se convierten en un pilar importante y necesario para la recuperación de cada una de estas enfermedades.

 

La práctica de ejercicio físico es altamente recomendable, y más aún con una adecuada reeeducación alimentaria, pues no sólo se produce una reducción de las presiones arteriales, sino que también tiene un efecto beneficioso sobre otros factores de riesgo cardiovascular. Sea cual sea tu edad, hacer regularmente ejercicio físico moderado y una alimentación cuidada son hábitos saludables que te reportarán beneficios a lo largo de toda la vida.

 

En nutrición, al igual que con la actividad física, no existe el “todo o nada”: existe un término medio más realista que supone un claro beneficio para la salud sin provocar el desánimo ante dietas estrictas o entrenamientos exigentes y rígidos. Especialmente hoy en día, donde encontramos un alto índice de sedentarismo y poca conciencia de practicar algún deporte.

 

No hay que comenzar a cuidar nuestra alimentación o realizar actividad física por prescripción médica o ante una enfermedad: como siempre, lo mejor es prevenir. Cuando antes nos acostumbremos a una alimentación adecuada, ayudada por una actividad física moderada y acorde a nuestras circunstancias, los beneficios a medio y largo plazo en nuestra salud van a ser más que visibles.

 

En Clínica Nutriestética te asesoraremos y ayudaremos para adquirir unos hábitos de alimentación saludables, acordes a tu ritmo de vida. O bien te ayudaremos si practicas algún deporte de forma habitual y quieres conseguir mejores resultados a través de una reeducación alimentaria.

 
 

nutricion_dietetica_deportiva

Leer Más