Piel Sensible

Pieles sensibles: consejos

KOSEI/Mª Teresa Alcalde

¿Cómo saber si tienes la piel sensible?
Basta con comprobar si tu piel está tirante, con picores y rojeces, descamada… La piel sensible es más frágil y reactiva cuando pasamos más tiempo al aire libre.
El 60% de las mujeres tienen la piel sensible. Si perteneces a este grupo o si notas que cuando empieza el calor tu piel está más incómoda de lo habitual, no esperes a que los síntomas empeoren. Toma medidas ya mismo y utiliza cremas específicas o tratamientos que la protejan.

Test para saber si tu piel es sensible
Si reconoces 3 o más características, tu piel es sensible.
* La piel es fina y tiene irregularidades (granitos, venas dilatadas…)
* No tolera bien el sol ni los tratamientos agresivos (peelings químicos, láser…)
* La contaminación, el tabaco y el clima adverso (frío, viento) la piel enrojece y está tirante.
* El estrés, el alcohol, el café o los picantes la empeoran.
* Cuando usas una crema nueva, la piel está incómoda

Trátala con (máxima) delicadeza
Olvídate de gestos tan habituales como apretar los granitos, frotar con fuerza con el guante de crin y exfoliarte con cremas con microgránulos. La piel sensible necesita mucha suavidad, productos ligeros y gestos delicados.

¿Qué trucos de belleza son los que más convienen a las pieles sensibles?
– Las leches limpiadoras sin aclarado (el agua del grifo contienen sales de calcio y magnesio que resecan e irritan la epidermis).
– Los tónicos sin alcohol y el agua termal, que calma y desensibiliza la piel.
– Las cremas (hidratante, contorno de ojos, antiarrugas) de textura fluida que no sean oclusivas.
– Los masajes suaves y lentos que relajan las terminaciones nerviosas.

Los cambios bruscos de temperatura calor-frío-calor te perjudican. Dilatan y contraen los capilares, los debilitan y ocasionan tirantez y rojeces permanentes. Si quieres que tu piel se mantenga confortable en verano, mantenla alejada de las temperaturas extremas. En otras palabras, nada de largas sesiones al sol seguidas de un baño con agua fría, ni de continuas entradas y salidas a locales con aire acondicionado, etc.

Durante la exposición al sol
La piel sensible necesita cuidados especiales para hacer frente al calor, el viento y la sequedad.
– Aplica un sérum con antioxidantes antes de la crema solar. Los antioxidantes como el resveratrol bloquean los radicales libres y refuerzan las defensas de la piel para que resista mejor los rayos UV.
– Aplica el sérum en la cara, el cuello y el escote, espera unos segundos hasta que se absorba por completo y después extiende el fotoprotector.
– Usa protector solar con alto factor de protección (SPF50+) durante los primeros días de exposición solar. Es aconsejable que el fotoprotector también incluya antioxidantes como la vitamina E para prevenir el envejecimiento de la piel. Aplica el protector solar cada 2 horas y de forma generosa incluso en las zonas “escondidas” como las orejas, la nuca y las ingles.
– Cuando tu piel empiece a estar bronceada, puedes utilizar un fotoprotector con el índice de protección más bajo.
– No permanezcas quieta bajo el sol. En lugar de tumbarte en la toalla durante horas (lo más seguro es que tu piel se acabe quemando) es mejor que estés en movimiento: da un paseo, juega con las palas, date un baño… y descansa a la sombra de vez en cuando para minimizar el riesgo de quemaduras.
– Aclara la piel con agua de la ducha después de cada baño. La sal del mar y el cloro de la piscina resecan la piel y dan picor por lo que conviene retirarlos rápidamente. Después de ducharte, sécate bien (sin frotar, mejor con suaves palmaditas de la toalla) porque las gotas de agua actúan como pequeñas lupas que multiplican el efecto del sol. Y, por supuesto, vuelve a aplicar de nuevo el fotoprotector en la cara y el cuerpo.

Si presentas alguno de los síntomas descritos, consúltanos. Recuerda que en Clínica Nutriestética te asesoramos de forma GRATUITA y sin compromsio sobre el estado de tu piel y qué productos o tratamientos pueden ser los más adecuados para tu caso. Llámanos al 941 245 219, envíanos WhatsApp al 667 273 306 o visítanos en Avda. de Colón 43, Bajo (Logroño).

Por qué elegir Clínica Nutriestética:

· Consulta de Evaluación Médica gratuita y sin compromiso: estudiamos tu caso, resolvemos tus dudas y te recomendamos el tratamiento personalizado más adecuado para tu caso. Y sin compromiso: te lo piensas y tú decides.

· Diferentes opciones y facilidades de pago: dependiendo del precio, puedes pagar hasta en 6 meses, SIN INTERESES.

· Más de 25 años de experiencia en Nutrición y Medicina Estética. Dr. José Antonio Hernández, Director Médico de Clínica Nutriestética y presidente de la Sociedad Riojana de Medicina Estética.

· Siempre en la vanguardia: te traemos las últimas tecnologías en tratamientos Médico-Estéticos y en cosmética personalizada.

· Seguridad y confianza: equipos de primeras marcas del sector médico-estético y productos de laboratorios homologados y autorizados por el Ministerio de Sanidad y la Agencia Española del Medicamento.

Leer Más