Báscula

5 dietas que NO hay que empezar…

EROSKI CONSUMER
Nuria Martín Sanz

Ciertas dietas para adelgazar suponen un riesgo para la salud, son ineficaces a largo plazo y presentan multitud de carencias nutricionales

Perder peso es una cuestión más seria de lo que parece. No debe ser tomada a la ligera. El primer consejo es consultar siempre con un profesional sanitario (un médico, un dietista-nutricionista), que es quien en realidad puede recomendar la dieta más efectiva en función de las características de cada persona y dará las pautas exactas para llevarla a cabo. De no echar mano de un profesional, es muy fácil perderse entre las bondades que vende Internet y las promesas de los “falsos gurús”. Deseosos de bajar kilos cuanto antes, es muy probable que acabemos llevándonos la salud por delante. Las “dietas milagro” son muchas. En el siguiente artículo se reseñan cinco que suponen un peligro para la salud.

Cuando uno toma la difícil decisión de perder peso -no por los resultados, pero sí por lo que cuesta realizarla- tiene que tener mucho cuidado con la dieta que elige. Son múltiples las que uno puede encontrar en Internet, o por recomendación de un amigo, o porque le suena que era buena, pero a la hora de la verdad hay que tener en cuenta una prioridad: que la alimentación debe ser saludable.

El problema es que muchas veces se pone por delante el hecho de que los resultados sean rápidos y que no suponga mucho esfuerzo, es decir, que no haya que pasar demasiada hambre y, si es posible, que no haya que privarse de los productos o platos favoritos. Pero las llamadas “dietas milagro” suelen llevar consigo una situación de carencia de sustancias y de exceso de otras que pueden terminar suponiendo un peligro para la salud.

Las dietas extremas y las “no aptas para la salud” son muchas -más de las que nos gustaría-; incluso en algunos casos causa sorpresa que alguien se lance a seguirlas: la de la solitaria, la del parche de la lengua… Aquí va una selección de cinco con la recomendación de que es mejor no empezar siquiera a probarlas.

Cinco dietas que no se deben empezar
1. La dieta de la manzana. Se basa en las bondades de esta fruta, como que es rica en vitaminas, minerales y azúcares. Eso sí, salvo en contadas comidas, se basa en eso: en comer todas las manzanas que uno quiera. El problema es que no existe ningún producto que contenga, por sí solo, todos los nutrientes que uno necesita, y esta no es una excepción. Por ejemplo, “no contiene proteínas, de modo que a la hora de perder peso solamente se eliminará masa muscular y, al terminar la dieta, se volverá a recuperar el peso con gran facilidad”, señalan desde el Instituto Médico Europeo de la Obesidad (IMEO), que la incluye en su lista de las diez peores dietas.

(más…)

Leer Más