Niños en verano

El verano y niños: el momento ideal para introducir frutas y hortalizas

Fuente: Faros / Healthy Children

El verano es un buen momento para introducir frutas y hortalizas en la dieta de tus hijos. Ante el calor, son alimentos refrescantes e hidratantes, se pueden utilizar en muchas recetas y además nutren. Descubre cuáles puedes encontrar y qué aportan.

Los meses en que el calor aprieta es muy importante que los niños estén bien protegidos e hidratados. Una buena forma de hacerlo es ofreciéndoles alimentos que sean refrescantes, sanos, sabrosos y nutritivos como las frutas y las hortalizas. Se trata de una fuente muy rica de vitaminas, que encontrarás fácilmente a un precio asequible y entre una gran variedad.

Frutas y hortalizas de verano

Melón, mango y kiwi: que junto con hortalizas como el tomate, los pimientos o el brécol son fuentes de vitamina C, esencial para que la piel esté sana. Se suelen tomar frescas y crudas y son un gran antioxidante para nuestro organismo.
Fresas: contienen magnesio, necesario para más de 300 reacciones que tienen lugar en tu organismo, y vitamina C.
Sandía: contiene un 90% de agua, por lo tanto, es una fruta para mantenerse hidratado. Además, contiene vitamina A, esencial para la salud de la piel.
Melocotón: también con vitamina A, beneficia la salud de la piel, aporta además potasio (que aporta beneficios al sistema muscular y neruonal) y mantiene la actividad intestinal.
Nectarina: contienen potasio y flavonoides, que protegen el organismo de los daños producidos por sustancias o elementos oxidantes como los rayos ultravioleta o la contaminación del ambiente.
Frambuesas: con vitamina C, son bajas en calorías, ayudan absorber el hierro, mejoran la circulación, ayudan a regular la hipertensión y a prevenir las enfermedades de los ojos.
Pera: con vitamina C y vitamina K, beneficiosa para huesos y tejidos.
Higo: para regular la presión de la sangre porque contiene potasio. Además es beneficioso para las personas con diabetes.
Aguacate: aporta vitamina E, que también es antioxidante porque neutraliza los radicales libres que en verano aumentan por la acción de los rayos del sol. El mango, los albaricoques secos, aceites vegetales y verduras como las espinacas o el brócoli son alimentos que comparten con el aguacate estas propiedades y que también se pueden utilizar en gran cantidad de recetas veraniegas.
Hortalizas de hoja verde: con vitamina A. Cabe decir que todas las frutas y hortalizas que tengan un color anaranjado-amarillento también son fuentes de esta vitamina.

¿Cómo introducir la fruta en la dieta de los niños?

Las frutas y hortalizas son alimentos muy versátiles. De hecho, se pueden introducir en diversidad de recetas tan sabrosas como nutritivas. Así, es recomendable que formen parte de tu compra y dieta habitual. Puedes prepararlos de varias formas para que les gusten a tus hijos y adquieran el hábito de consumirlos:
Como refrigerio: por ejemplo, puedes cocinar una sopa o crema fría con melón o un tazón de gazpacho.
En ensaladas: es recomendable servirlas diariamente y enseñar a los pequeños a aliñarlas.
Con pasta, en lasañas o chili: las hortalizas pueden acompañar o sustituir a la carne.
En la merienda o desayuno: las frutas pueden acompañar los cereales o tomarse en formato de jugo o batido. Estos alimentos también pueden convertirse en un postre sabroso o en sanos tentempiés que calmen el apetito de los pequeños entre horas.

Además, debes saber que los niños se acostumbrarán a comer frutas y hortalizas si ven que tú también lo haces. De hecho, los pequeños que comen más alimentos saludables de este tipo son suelen ser los que comparten las comidas con la familia.

(más…)

Leer Más

Niño sobrepeso

Obesidad infantil: la primera medida es no discriminar

JULIO BASULTO / EROSKI CONSUMER

En muchas ocasiones, las personas con obesidad son etiquetadas como responsables de su exceso de peso. También se las culpa de forma implícita, o incluso explícita, de no tener fuerza de voluntad, algo que se explica en el artículo ‘La pereza, ¿engorda?’ y que es tan injusto como acusar a una persona con ceguera de su trastorno “por no mirar bien”. Por desgracia, el crecimiento de las cifras de obesidad no se acompaña de una aceptación de esta condición, por parte de la sociedad, como un trastorno en el que el individuo es la víctima y no el culpable. Las consecuencias psicológicas de este entorno, adversas para un adulto, lo son todavía más en el caso de niños y adolescentes, tal y como se aborda en el presente artículo.

Burlas y acoso: un daño para la autoestima y para la salud
De todas las medidas que pueden tomarse con un niño con obesidad, la primera es evitar la discriminación, el estigma y el acoso por su exceso de peso. Y es que los pequeños o adolescentes con obesidad no solo presentan un mayor riesgo de padecer, a medio o largo plazo, problemas físicos como diabetes, hipertensión o trastornos musculoesqueléticos; también se enfrentan a una mayor presión social, de imprevisibles consecuencias psicológicas. Es frecuente que estos menores sufran más episodios de burlas, intimidaciones, acoso, conductas agresivas e incluso agresiones físicas. Todo ello resulta nefasto para su autoestima e incrementa las posibilidades de tener depresión o trastornos del comportamiento alimentario. Es más, se sabe que estos actos discriminatorios frenan las posibilidades de que un niño con obesidad consiga controlar su peso a corto, medio o largo plazo.

¿De dónde proviene el estigma de la obesidad?
Por todo lo anterior, es importante entender que toda la sociedad, y no solo los profesionales sanitarios, debe comprometerse a intentar revertir esta embarazosa situación. Es lo que sugiere un interesante editorial publicado en JAMA Pediatrics en mayo de 2015, que apunta que la eficacia del abordaje del exceso de peso en la infancia pasa por una equidad que no siempre existe. En su artículo, Matthew W. Gillmany y Jason P. Block, de la Universidad de Harvard, señalan que el estigma al que se ven sometidos muchos menores con obesidad no solo proviene de niños de su edad (compañeros, amigos, familiares), sino también de profesores, padres, profesionales sanitarios y, desde luego, los medios de comunicación. En las películas o series televisivas, sean de dibujos animados o con personajes reales, los pequeños con obesidad son mostrados, en muchas ocasiones, como faltos de inteligencia o como “adictos” a la comida.

(más…)

Leer Más

Día Mundial de la Salud 2015: Inocuidad de los alimentos

Hoy es el Día Mundial de la Salud, el cual la Organización Mundial de la Salud (OMS) lo ha centrado en la inocuidad de los alimentos.

Los alimentos insalubres están relacionados con la muerte de unos 2 millones de personas al año, en su mayoría niños. Los alimentos que contienen bacterias, virus, parásitos o sustancias químicas nocivas causan más de 200 enfermedades, que van desde la diarrea hasta el cáncer.

A medida que aumenta la globalización de los suministros de alimentos, resulta cada vez más evidente la necesidad de reforzar los sistemas que velan por la inocuidad de los alimentos en todos los países. Es por ello que la OMS ha aprovechado el Día Mundial de la Salud, que se celebra el 7 de abril de 2015, para fomentar medidas destinadas a mejorar la inocuidad de los alimentos a lo largo de toda la cadena, desde la granja hasta el plato.

La OMS ayuda a los países a prevenir, detectar y dar respuesta a los brotes de enfermedades transmitidas por los alimentos, de acuerdo con el Codex Alimentarius, una recopilación de normas, directrices y códigos de prácticas sobre los alimentos que abarcan la totalidad de los principales alimentos y procesos. Junto con la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), la OMS alerta a los países de las emergencias relacionadas con la inocuidad de los alimentos a través de una red internacional de información.

Cinco claves para la inocuidad de los alimentos
La inocuidad de los alimentos es una responsabilidad compartida. Es importante que se trabaje a lo largo de toda la cadena de producción de los alimentos: desde los campesinos y los fabricantes hasta los vendedores y los consumidores. La publicación de la OMS Cinco claves para la inocuidad de los alimentos ofrece a los vendedores y consumidores orientaciones prácticas sobre cómo manipular y preparar los alimentos:

Clave 1: Mantenga la limpieza
Clave 2: Separe alimentos crudos y cocinados
Clave 3: Cocine los alimentos completamente
Clave 4: Mantenga los alimentos a temperaturas seguras
Clave 5: Use agua y materias primas inocuas

El Día Mundial de la Salud 2015 es una oportunidad para alertar a quienes trabajan en diferentes sectores del gobierno, a los campesinos, a los fabricantes, a los minoristas, a los profesionales sanitarios y a los consumidores de la importancia de la inocuidad de los alimentos, y concienciarlos del papel que cada uno puede desempeñar para que todos tengamos confianza en que los alimentos que nos llegan al plato son inocuos.