Plasma Enriquecido o Factores de Crecimiento

 

Últimamente hemos tenido varias consultas con relación a los Factores de Crecimiento, y hemos considerado oportuno explicar y clarificar en qué se diferencian del Plasma Rico en Plaquetas.

 

El envejecimiento es un proceso complejo que conlleva cambios que se manifiestan a nivel celular, histológico y anatómico, siendo el envejecimiento cutáneo una de las manifestaciones más evidentes del mismo, disminuyendo el grosor de la piel y su capacidad de renovación y reparación.

 

El tratamiento con Plasma Rico en Factores de Crecimiento es una de las últimas novedades en medicina estética para tratar el envejecimiento facial. Consiste en un nuevo procedimiento que permite separar y utilizar los Factores de Crecimiento (sustancias bioestimulantes) del plasma del propio paciente, y tiene como finalidad potenciar, estimular y acelerar la regeneración de los tejidos.

 

Aunque se tiende a hablar indistintamente de Plasma Rico en Plaquetas (PRP) y de Factores de Crecimiento, no son exactamente lo mismo, ya que los Factores de Crecimiento son proteínas que regulan funciones esenciales para la regeneración, remodelación y reparación de los tejidos. Se caracterizan por ejercer su función sobre las células estimulando su proliferación, migración y supervivencia. Son moléculas que funcionan como principios activos naturales, promoviendo la regeneración y el rejuvenecimiento de la piel a través de la estimulación de las células sobre las que actúan.

 

En Clínica Nutriestética hemos optado por Regennia®, un tratamiento de regeneración cutánea basado en un concentrado de Factores de Crecimiento autólogo, estéril, acelular (sin plaquetas) y libre de endotoxinas obtenido a partir de la sangre del paciente. A diferencia de otros tratamientos de similares características, Regennia® se elabora en laboratorio, dentro de salas blancas y en condiciones controladas.

 

A partir de una única extracción de sangre se obtiene el producto necesario para varias sesiones en las que, a través de pequeñas microinyecciones, estas proteínas liberadas por las propias plaquetas se infiltran en la piel de la cara, el cuello y escote para activar y acelerar la regeneración de los tejidos, aumentando de este modo la luminosidad, suavidad y espesor de la piel y retrasando los efectos del proceso de envejecimiento.

Este tratamiento no es un relleno de arrugas. Su objetivo es realizar una bioestimulación cutánea para restaurar la vitalidad cutánea, aumentar el grosor de la piel y recuperar la consistencia elástica mejorando así la textura y luminosidad de la piel. En definitiva, dar a la piel un aspecto más joven y luminoso.

 

Al ser un tratamiento de bioestimulación, los resultados no son inmediatos y se empiezan a observar progresivamente a partir del primer mes del comienzo del tratamiento.

 

Este procedimiento se puede administrar para prevenir y retrasar el proceso de envejecimiento facial a partir de los 35 años de edad, y para corregir y regenerar de los 45 años de edad en adelante.

 

En Clínica Nutriestética, estudiaremos tu caso mediante una Consulta de Evaluación Médica (gratuita y sin compromiso) y te recomendaremos el tratamiento que mejor se adapte a tu caso.

 

Pide información sin compromiso en el teléfono 941 245 219, mail: preguntanos@nutriestetica.com o visitando nuestras instalaciones de Avda. de Colón 43, bajo (Logroño).

 
 

Factores Crecimiento

Leer Más