Consejos-para-la-prevencion-del-cancer-de-piel

Vigila tu piel tras el verano…

La Sociedad Española de Medicina Estética (SEME) recuerda la necesidad de revisar las lesiones de la piel que se puedan haber producido tras el verano con el objetivo de identificar y prevenir el desarrollo de tumores cutáneos.

El llamado fotoenvejecimiento actínico o extrínseco, el provocado por el daño solar o por la exposición a los rayos ultravioleta, es causa de numerosas imperfecciones estéticas y de los cambios en la piel asociados a la edad, pero también tiene una importante relación con el desarrollo de tumores.

Después del verano, los médicos estéticos consideran que “es el momento de realizar algunas acciones para nutrir y reforzar las defensa del tejido cutáneo”.

En este sentido, recuerdan que a edades tempranas ya pueden aparecer los primeros síntomas de este fotoenvejecimiento, tales como manchas solares, lentigos, capilares, queratosis o arrugas, y los lugares más frecuentes son cara, cuello, escote o manos.

Todos estos signos son benignos pero deben ser “tratados y controlados” para evitar su degeneración en problemas de mayor importancia.

Para prevenirlos, la SEME recuerda la importancia de comer frutas y verduras, que son fuente importante de antioxidantes y permiten detener la acción de los radicales libres causante de la oxidación de los tejidos, usar filtros solares, tanto en cremas o geles, como en comprimidos, ingerir suficiente líquidos, principalmente agua, practicar ejercicio físico suave, evitar el consumo de tabaco y limitar el alcohol.

También es importante mantener una buena higiene de la piel con el uso de cremas adecuadas a cada tipo de piel, y recuerdan que “la más cara no tiene por qué ser la mejor y, sobre todo, la más cara quizá no es la más adecuada para todos los tipos de piel”.

Tenemos más de 25 años de experiencia en Nutrición y Medicina Estética. Llámanos al 941 245 219, envíanos WhatsApp al 667 273 306 o visítanos en Avda. de Colón 43, Bajo (Logroño) y consúltanos. No te quedes con ninguna duda.

Por qué elegir Clínica Nutriestética:

· Consulta de Evaluación Médica gratuita y sin compromiso: tú decides.

· Precios sin letra pequeña: sin sorpresas. Y si ya eres socio del Club Nutriestética Salud, siempre tendrás descuentos con nuestra “tarjeta saludable”.

· Diferentes opciones y facilidades de pago.

· Más de 25 años de experiencia en Nutrición y Medicina Estética.

· Siempre en la vanguardia: te traemos las últimas tecnologías en tratamientos Médico-Estéticos y en cosmética personalizada.

· Seguridad y confianza: equipos de primeras marcas del sector médico-estético y productos de laboratorios homologados y autorizados por el Ministerio de Sanidad y la Agencia Española del Medicamento.

Leer Más

_ARS0454 - BAJA

A la moda y morenos, pero sin riesgo

EROSKI CONSUMER

Tumbados en la toalla, bañándonos en el agua, paseando y bajo la sombrilla debe acompañarnos la crema de protección solar, que nos aplicaremos con frecuencia

Creencias erróneas
Las costumbres cambian, y lo hoy tenido por vulgar puede mañana ser interpretado como paradigma de la elegancia y la exclusividad. Y no sólo ha ocurrido con los hoy omnipresentes y en ocasiones carísimos pantalones vaqueros, cuyo origen de prenda profesional, ruda y resistente no puede ser menos glamuroso. Algo parecido pasa con el hábito de lucir una piel bronceada, estar moreno es sinónimo hoy de belleza y buen vivir. Pero no siempre fue así: la bella Scarlett O´ Hara, en una escena de Lo que el viento se llevó, que transcurre en la época de la Guerra de Secesión (1861-1865), se mostraba afligida por el tono bronceado de su piel, en aquel entonces nada elegante por demasiado característico de las capas rurales y menos pudientes de la población. Hasta que, medio siglo después, la pionera de la moda tal cual hoy se concibe, la francesa Coco Chanel, dio el primer impulso al cambio que a lo largo de los años ha ido dejando el asunto como hoy lo conocemos: el anteriormente denostado color tostado en la piel, que remitía a algo tan ordinario como el trabajo físico al aire libre, se identifica con el ocio, el buen vivir y la preocupación por la estética y la imagen personal.

En realidad, hace ya muchos siglos que se viene utilizando todo tipo de productos para mantener la piel conforme dicta la moda de la época. Además de los polvos de arroz a los que recurrían nuestras antepasadas para blanquear su piel, se han usado otros remedios, como el aceite de oliva, el yodo para las heridas y el zumo de limón, en este caso con el fin de que el sol penetrara lo antes posible en la piel y produjera el efecto esperado, el bronceado. A diferencia de entonces, hoy se conocen los efectos perniciosos de tomar el sol sin las debidas precauciones. La más importante -además de evitar exposiciones prolongadas o durante las horas más dañinas- es utilizar, y con la frecuencia debida, cremas solares con el factor protector adecuado para cada tipo de piel. Pero no basta con tener cuidado con el sol: la obsesión por exhibir una piel dorada en cualquier momento del año ha contribuido a que se popularizaran otras opciones, como los solariums y las cremas autobronceadoras.

Más allá de su insustituible contribución a la vida en el planeta y su supuesta aportación a la estética humana, el astro rey reúne cualidades beneficiosas para el ser humano. Está demostrado que mejora nuestro estado de ánimo y que aumenta los niveles de vitamina D de nuestro organismo, lo que ayuda a reducir el impacto de complicaciones comunes en la vejez, como la osteoporosis y otros problemas en los que se ven comprometidos los huesos, así como en la prevención de las enfermedades coronarias. Ahora bien, para conseguir estos efectos positivos, no es necesario tomar el sol al modo en que lo hacemos en la playa, la piscina o el jardin: basta con pasear unos minutos cada día. (más…)

Leer Más