Inserción

Colaboración: Nobaphysio

Seguimos sumando ventajas para nuestros pacientes. El pasado viernes, el Dr. José Antonio Hernández, Director Médico de Clínica Nutriestética y  Javier Fernández, Director y Responsable Sanitario de Nobaphysio firmaron un acuerdo de colaboración entre ambos centros.

El objetivo de dicho acuerdo es, por una parte, realizar actuaciones conjuntas de promoción de la Salud y prevención de la enfermedad, especialmente en  tanto para sus propios pacientes como actividades de divulgación en esas áreas.

Además, los pacientes de las respectivas clínicas tendrán acceso a condiciones comerciales más ventajosas al acudir de un centro sanitario a otro. En este caso, los pacientes de Clínica Nutriestética podrán disponer de condiciones ventajosas en las áreas de Fisioterapia y otro tipo de terapias y tratamientos afines.

Si eres paciente, pregúntanos. Te informaremos de los descuentos y condiciones comerciales que te ofrece Nobaphysio por ser paciente nuestro.

¡Infórmate!

Leer Más

Alimentos salados

Hidratación en verano

El verano es una época de alto riesgo de deshidratación. Las elevadas temperaturas pueden hacer que el cuerpo sude más y, por tanto, que pierda más cantidad de líquido y aumenten sus necesidades hídricas. La sed es un instinto básico que impulsa a beber cuando descienden los niveles de agua en el organismo. Pero la sensación de sed también puede incrementar cuando se comen ciertos alimentos, como los muy salados o muy dulces. El siguiente artículo explica cuáles son los alimentos que causan más sed y cuáles se recomiendan para asegurar un buen estado de hidratación.

¿Qué alimentos potencian la sed?
En un primer lugar estarían todos los alimentos salados. Si el consumo de sal es moderado, y además se ingieren suficientes líquidos, el organismo será capaz de mantener su volumen de líquidos intacto. No obstante, si se abusa de alimentos muy salados en una misma comida, el cuerpo pedirá agua. Los alimentos con un mayor contenido en sodio o sal son los siguientes:

· Lácteos: quesos salados, como roquefort o queso azul, queso manchego, quesos curados, etc.
· Carnes, pescados y huevos: carnes saladas y sus derivados (bacon, tocino, butifarra o longaniza), patés, sobrasada y embutidos (chorizo, salchichón, mortadela, etc.); extractos y sopas de carne y pollo salados; pescados salados o ahumados, como el salmón o el bacalao; pescados en conserva como el atún, las sardinas o las anchoas; productos elaborados con carnes o pescados salados, como empanadillas, croquetas, rebozados, lasañas, etc.
· Verduras y hortalizas: verduras u hortalizas adobadas saladas.
· Cereales y féculas: productos de repostería tales como galletas saladas, cruasanes salados, etc.; patatas chips o derivados similares.
· Frutos secos salados.
· Otros: sal, salsas comerciales como mayonesa, ketchup, salsa de soja o mostaza; aperitivos salados; aceitunas. (más…)

Leer Más

Nutrición Infantil

Cereales para bebés sin azúcar… con azúcar

Eroski Consumer / Julio Basulto

Uno de los alimentos más consumidos en el primer año de vida son los cereales infantiles, o “papillas de cereales”, que presumen de estar enriquecidos con numerosas vitaminas y minerales, además de otras sustancias, como los denominados “fructooligosacáridos”. Estos productos incluso prometen contribuir a que los bebés adquieran buenos hábitos de alimentación. Sin embargo, al revisar su etiqueta se observa que su contenido en azúcar es más que notable, incluso en productos en cuyo embalaje se leen declaraciones como “0% azúcares añadidos”. ¿Cómo es posible? El presente artículo desvela el misterio de los cereales infantiles sin azúcar que tienen azúcar.

La primera infancia es un periodo vulnerable desde un punto de vista nutricional. Por ello, conviene revisar de cerca cualquier producto destinado a la alimentación de los bebés. Los cereales infantiles son de los productos más vendidos en esta etapa, y es muy necesario que en su composición no se hallen grandes cantidades de azúcar o sal. Si el exceso de azúcar y sal compromete la salud de los adultos, tal como se amplía en el artículo ‘¿Qué es peor, tomar mucho azúcar o mucha sal?’, más aún comprometerá la de los niños pequeños, dado que el efecto negativo de estos nutrientes se observa a medio o largo plazo.

Sin embargo, según denunció la doctora Charlene Elliott en la edición de marzo de 2011 de la revista Journal of Public Health, en buena parte de los alimentos diseñados para bebés existen altas dosis de azúcares, aunque en la lista de ingredientes no se encuentre la palabra “azúcar”. ¿Cómo se explica esto? (más…)

Leer Más

Little girl holding a lollipop with different expressions and emotions.

¿Por qué los niños adoran el azúcar y rechazan las verduras?

Eroski Consumer / Julio Basulto

A los bebés y a los niños les encanta el sabor dulce. De hecho, al pensar en azúcar y niños enseguida viene a la cabeza la imagen de Mary Poppins cuando canta a Jane y Michael Banks que “con un poco de azúcar, esa píldora que os dan, pasará mejor”. Los dulces también nos gustan a los adultos, pero en la infancia el abanico de sabores es mucho más restrictivo y existe una innata aversión a los sabores amargos. ¿Cómo se explican estas preferencias azucaradas tan claras en los más pequeños? El presente artículo da respuesta a esta cuestión y también a una pregunta que se hacen muchas veces los padres: ¿por qué la mayor parte de los menores no quiere comer verduras?

La doctora Julie Mennella es una de las investigadoras de referencia sobre las preferencias de sabor del ser humano. Ha llevado a cabo decenas de investigaciones sobre esta cuestión. Aunque también se ha especializado en los efectos de la lactancia, del tabaco y del alcohol en la salud, destaca su contribución al conocimiento de los aspectos implicados en el desarrollo del gusto y del olfato. Mennella acaba de publicar, junto a la doctora Nuala K. Bobowski, un trabajo titulado ‘La dulzura y la amargura de la infancia: Perspectivas, desde la investigación básica, en relación a las preferencias gustativas’. Su investigación, que se recoge en la revista científica Physiology & Behavior, responde a por qué los niños adoran lo dulce y huyen de los sabores amargos.

Niños: sabores amargos, verduras y venenos
¿Por qué la mayor parte de los pequeños no quieren verdura? La primera explicación, muy conocida en el ámbito científico, es que estos alimentos aportan pocas calorías. Es algo que detecta con gran eficacia el paladar del niño, que prefiere decantarse por otros alimentos más energéticos, que le ayudarán de forma más eficaz en su crecimiento y desarrollo. Pero existe otro motivo más que no se olvidan de mencionar Mennella y Bobowski: su sabor amargo. Los recién nacidos arrugan su nariz, sacuden la cabeza, agitan sus brazos y fruncen el ceño cuando se les expone al sabor amargo. Es un rechazo que disminuye con los años, pero que puede durar, en mayor medida, hasta la mitad de la adolescencia.

El brusco rechazo innato de los bebés al sabor amargo (como el de las verduras, pero también de determinados medicamentos que en ocasiones es imprescindible dar al menor) les protege de la ingestión de venenos, dado que muchos compuestos amargos -aunque no todos- son tóxicos. En la infancia, el riesgo de envenenamiento accidental es mayor (los niños se llevan a la boca casi cualquier cosa a su alcance), lo que explicaría que esta característica sea más notable cuanto más pequeño sea el niño. Mennella y sus colaboradores ampliaron esta cuestión en julio de 2014 en la revista científica PLoS One

(más…)

Leer Más

Cosmética Genética

Descubre tu Diagnóstico Dermogenético Personalizado

En Clínica Nutriestética apostamos siempre por la innovación y por la personalización tanto de los tratamientos (Evaluación Médica gratuita y sin compromiso) como de nuestros productos (cosmética facial Cremology)

Hoy te presentamos otra forma de frenar el avance del tiempo en tu piel.

¿Cómo lo hacemos?
A través del modelo Genoxage: Sabiendo con antelación la predisposición a envejecer de una determinada forma, qué variables actuarán en este proceso y cómo, y actuando con los ingredientes adecuados, antes de que se produzcan, para ralentizar sus efectos.

Gracias al modelo Genoxage, en Clínica Nutriestética realizamos tu Diagnóstico Genético Personalizado, a través del análisis del ADN y del estilo de vida, y averiguamos el estado de las variables que más influyen en el aspecto de la piel:
· ¿Qué predisposición tiene la piel a estar más o menos hidratada?
· ¿Tengo predisposición a la aparición de manchas en la piel?
· ¿Qué predisposición se tiene en la degradación de colágeno en la piel?
· ¿La protección natural contra los radicales libres es buena?
· ¿Tiene la piel tendencia a la aparición prematura de arrugas?
· ¿Tiene la piel buena protección natural contra la radiación UV?
· ¿Tiene la piel suficiente protección frente a factores externos?
· ¿Qué capacidad de renovación celular tiene la piel?

Genoxage elabora el Tratamiento individualizado tras dicho análisis genético con la combinación de ingredientes que más se adecúa al estado de la piel, según tu Diagnóstico Genético Personalizado, el cual te entregaremos y explicaremos su aplicación.

Si quieres saber cómo frenar el tiempo en la piel, consúltanos.

Leer Más