Receta Navideña: copa ligera de yogur y fresas

 

Hoy os dejamos una receta muy sencilla para hacer un postre ligero. Idónea para que también los “principiantes” sorprendan esta noche en casa.

 

COPA DE YOGUR Y FRESAS
Cortamos en rodajas o en trocitos unas fresas y las ponemos a macerar un rato con edulcorante líquido. Reservamos la mitad y la otra mitad la trituramos en la batidora.
Por otro lado, mezclamos en un bol, a partes iguales, yogur natural desnatado y queso de untar light natural (o queso batido desnatado, de venta en grandes superficies).
En una copa (o vaso) ponemos en el fondo unos trozos o rodajas de fresas. Encima, una capa de la mezcla de yogur y queso.
Encima una capa de fresas trituradas (esta capa se puede sustituir por mermelada de fresa light) y encima de esta capa, otra de yogur y queso.
Decoramos con una fresa y una hojita de menta y a disfrutar (fresquito, mejor).

¡Y a disfrutar!
 
 

copa yf

 

Leer Más

Receta Navideña: merluza rellena

 

Hoy os presentamos otra idea; algo más elaborada, pero sin salir de la sencillez.

 

MERLUZA RELLENA
 
Vamos a preparar primero el relleno. Para ello necesitamos colas de langostino peladas y troceadas, colas de gambas enteras, gulas, huevo cocido troceado, vino blanco, puerro y ajos (las cantidades las tendremos que calcular según el tamaño de la merluza).

 

En una sartén ponemos un poco de aceite y, cuando esté caliente, añadimos el puerro y el ajo picados. Cuando comiencen a pocharse, añadimos el vino blanco y dejamos que hierva para que pierda el alcohol. Añadimos después los langostinos y las gambas, damos un par de vueltas, añadimos las gulas, un par de minutos y el huevo duro picado. Retiramos del fuego y reservamos (que conste que solo este relleno ya está para chuparse los dedos).

En una fuente para horno, ponemos la merluza abierta (habremos pedido al pescatero que le quite la cabeza y la espina central), salamos muy ligeramente y echamos por encima el relleno. Cerramos la merluza con cuidado y la sellamos con unos palillos que retiraremos cuando ya esté hecha.

 

En la misma sartén en que hemos cocinado el relleno (para qué vamos a manchar más cacharros) vamos a preparar la salsa. Ponemos un par de cucharadas de aceite y, cuando esté caliente, añadimos un par de cucharadas de harina. Removemos con una cuchara de madera y cuando comienza la harina a tostarse, un par de cucharadas o tres de tomate frito y otro chorretón de vino blanco. Mezclamos bien y vamos añadiendo poco a poco caldo de pescado y removiendo para que ligue la salsa. Así hasta tener el aspecto de una bechamel muy clarita, porque luego espesará en el horno (aquí lo suyo sería preparar un fumet con la cabeza y la espina de la merluza, las cabezas y cáscaras de los langostinos y de las gambas y unas verduras, pero como no queremos complicarnos la vida, vamos a utilizar caldo de pescado ya preparado del que venden en cajas en cualquier supermercado).

 

Cubrimos generosamente la merluza con la salsa y la introducimos en el horno previamente precalentado a 200 grados. Más o menos en 40 minutos la tendremos hecha, pero como cada horno es de una madre, tendremos que comprobar con un pequeño corte que está cocinada por dentro.

 

¡A los fogones!

 

merluza rellena

Leer Más

Cómo cuidarse en Navidad

 

Para muchos, estas fiestas tradicionales de fin y principio de año suponen una cierta preocupación por la exageración con la que se tiende a comer y el temor de verse en la báscula con un peso mayor, sobre todo si se está siguiendo un tratamiento nutricional de pérdida de peso o se está pensando en iniciar uno.

 

Los excesos en las cenas o comidas derivan en indigestiones y pesadez estomacal, que impide que disfrutemos de estas fechas especiales del año con la familia y amigos.

Para evitarlo, os presentamos una serie de consejos saludables:
 
· Es importante planificar el menú con antelación, saber el número de comensales, los gustos, alergias/intolerancias alimentarias de estos, y comprar los alimentos necesarios para la elaboración.
 
· Tratar de mantener los horarios de comidas a las que nuestro cuerpo está acostumbrado; así evitamos pasar hambre o ansiedad por comer.
 
· En lo posible, preparar menús saludables que no supongan un exceso de grasas, azúcares y sal.
 
· Ser cuidadosos en la higiene para la elaboración de los alimentos y evitar la contaminación cruzada de estos (separar lo crudo de lo cocido, conservar alimentos frescos en frigorífico, harinas con gluten, lácteos con lactosa, etc.).
 
· Las mezclas en una misma comida de alimentos ricos en grasa, azúcares y el alcohol llevan a digestiones pesadas, y aún más si es que nuestro cuerpo está acostumbrado a recibir alimentos ligeros y comidas de sencilla elaboración.
 
· Sentarnos a comer tranquilos y relajados, disfrutando de cada plato, comiendo lo que apetezca pero siempre con moderación.
 
· En lo posible moderación con el vino. El cava que sea para el brindis y luego para beber elegir agua o zumos naturales. Así evitamos un exceso de calorías por el alcohol.
 
· Si eres de dulces, disfruta de ellos, pero cuida la cantidad que comes. Los dulces sin azúcar son una opción, pero no indica que podamos tomar más de ello, porque simplemente está reducida la cantidad de azúcar, pero el aporte de grasa es el mismo o incluso superior.
 
· Los días entre fiestas, hacer comidas más ligeras a base de verduras, caldos, frutas, lácteos desnatados, etc.
 
· Y no te olvides de hacer actividad física (caminar, correr, nadar, zumba, aerobic, etc).

 
 

Estos días os iremos dejando alguna receta saludable para disfrutar de estas fechas sin que nuestro peso se resienta…

 

Propiedades del vino

 

UNA BEBIDA QUE ACOMPAÑA  NUESTRAS CELEBRACIONES

 

El vino es el embajador de La Rioja y una de nuestras señas de identidad.
En más de una ocasión hemos escuchado que el vino es una “bebida alcohólica saludable” en cantidades moderadas, con el conocido consejo de “una copa al día”, aunque matizando que dicho consejo es más referido al vino tinto en especial y recomendando su ingesta en la comida o la cena.

 

Los estudios llevados a cabo sobre el vino, presentan entre otros los siguientes beneficios de una copa de vino al día:

 

· Reduce el riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares gracias a los antioxidantes que aporta el vino, ya que ayuda a disminuir la producción de colesterol malo (LDL-col) y aumentar el bueno (HDL-col).

 

· Efecto anticoagulante y antitrombótico. Previene la aparición de ateroesclerosis (perdida de relajación vascular), ya que el alcohol permite la formación de oxido nítrico (relajante vascular).

 

· Ayuda a reducir el riesgo de cáncer de pulmón, y bloquea la formación de células responsables del cáncer de mama.

 

· Disminuye el riesgo de formación de cálculos renales (piedras en el riñón) y de ulceras pépticas.

 

· El resveratrol (antioxidante) del vino tinto procedente de la uva, produce efectos neuroprotectores, antienvejecimiento de las células neuronales y mejora la capacidad cognitiva, de forma que ayudaría a evitar el desarrollo de la enfermedad de alzheimer y la demencia senil.

 

· Frena el crecimiento de bacterias bucales responsables de las caries, gingivitis y dolores de garganta.

 

Consejos a seguir, y más en estas fechas: si no tienes la costumbre de beber vino, disfruta de una copa de vino en reuniones, celebraciones y en situaciones puntuales; si tienes la costumbre de tomar vino, recuerda que es saludable “una copa al día”. El exceso de ingesta de alcohol trae serias consecuencias para tu salud. Como siempre, disfrutar con moderación.

 

Brindis

Leer Más