Operación bikini

Operación bikini: mitos y leyendas para adelgazar

Como cada año, durante estas fechas mucha gente se embarca en la compleja aventura de perder peso cara a mejorar las líneas del cuerpo, con la intención de tener su mejor look en la época de playa.

Conocida como ´operación bikini´, este período parece que se centra solo en los meses previos a las vacaciones, una concepción errónea de pies a cabeza, y aquí comienza el principal error: si queremos cuidarnos y mantenernos en forma, deberíamos hacerlo todo el año.

Y aunque todo lo que sea proponerse comer sano, hacer ejercicio e informarse de cómo llevar una buena alimentación, es positivo; lo cierto es que no podemos pretender grandes cambios con tan poco tiempo.

Podemos perder peso en un par de meses, ¿sí o no?
Es posible con una dieta extrema, que al mismo tiempo no es sana para el organismo. Si realmente quieres mantener la báscula a raya hay que llevar un estilo de nutrición continuado y cumplir la regla MCM: Me Como la Mitad.

Para bajar de peso hay que eliminar los carbohidratos
Los carbihidratos son la base de la pirámide alimenticia e imprescindibles en nuestra vida diaria. Prescindir de ellos es un grave error, solo que debemos consumirlos con cabeza. Optar por las versiones integrales de la pasta, el pan o el arroz (menos refinados y más sanos, fuente de fibra) y procurar consumirlos con moderación a partir de las 3 de la tarde para que te dé tiempo a transformarlos en energía. Pero NO se pueden eliminar de la dieta.

Comiendo alimentos light bajaremos de peso antes
Al consumir un producto light reducimos ligeramente la ingesta calórica, pero no quiere decir que se puedan tomar de forma indiscriminada; si realmente se quiere notar la diferencia con los ´normales´ se deben de comerlos como si lo fueran. Por ejemplo, si elegimos la versión light de las patatas fritas de bolsa, que en su formato original tienen más de 500 kcal por 100 gramos, ingeriremos alrededor de 350 calorías. (más…)

Leer Más

Cena Ligera

Cenas ligeras en verano

EROSKI CONSUMER/ Isabel Megías

El comienzo del verano supone un cambio en los hábitos alimentarios. El tipo de productos que se consumen en esta época del año son distintos a los que se toman en invierno: mientras que en los menús invernales predominan las sopas, los purés y platos más elaborados, en verano se prefieren las preparaciones frescas y de sencilla elaboración. La mejora en el clima y el aumento de las horas alienta a programar más actividades al aire libre, de manera que también para las noches se buscan platos fáciles de hacer y refrescantes para paliar el calor. A continuación se explica por qué es importante elaborar cenas ligeras y nutritivas, se ofrecen ejemplos concretos para toda una semana y se detalla qué no es una cena nutritiva.

¿Por qué cenar ligero?
La cena es la última comida antes de dormir, de manera que no son recomendables cenas copiosas y en exceso energéticas antes de acostarse. Además, muchas veces el verano contribuye a cierta desorganización de hábitos que puede hacer que se gane peso, de forma que no conviene abusar de alimentos muy grasos o hipercalóricos.

En la época estival, por lo general, se pierde el ritmo habitual: varía la hora para levantarse de la cama e irse a dormir, los horarios escolares desaparecen y los laborales cambian muchas veces, se deja de practicar ejercicio físico de forma regular… Por todo ello, conviene reservar cierto tiempo para realizar algún tipo de actividad física o ejercicio y organizar y reestructurar los hábitos y tomas alimentarias. En esta situación, son recomendables las cenas ligeras, es decir, cenas con un moderado contenido calórico, pobres en grasas y en alimentos hipercalóricos y sin productos excesivamente dulces. (más…)

Leer Más

Crema solar

¿Sabes leer la etiqueta de un protector solar?

KOSEI / Mª José Tous

Sólo el 43% de los consumidores –americanos- entiende el significado del SPF (sun protection factor). La fuente de este dato era un artículo publicado en la prestigiosa revista americana JAMA dermatology.

¿Sabes que significa el SPF?
Es el Sun protection factor o factor de protección solar y representa la protección solar frente a la radiación UVB responsable de las quemaduras solares. Es un número que nos da idea de la cantidad de tiempo que podemos estar en el sol sin riesgo de quemadura solar.

Este número NO es indicativo de la protección frente a otras longitudes de onda como el UVA o el infrarojo.
La radiación UVB es la responsable de provocar una serie de reacciones que dan lugar a la formación de la melanina y por tanto del bronceado. Entendámoslo bien, el bronceado es la forma que tiene la piel de protegerse frente a la agresión solar.

Importante también tener presente que la radiación UVB depende de varios factores:
La latitud en la que nos encontremos, como he dicho en otras ocasiones, no es lo mismo estar en Canarias que en Galicia. Los rayos UVB son mucho más intensos en Canarias (más próximo al Ecuador) que en Galicia.
La altura, en la montaña el UVB es más intenso que en la playa.
La época del año: el UVB es más intenso en verano que en invierno.
Hora del día: La radiación UVB es más intensa en las horas centrales del día, por eso se recomienda no exponerse al sol entre las 12 a las 16 horas, sobre todo en verano, porque es cuando el UVB es más intenso. (más…)

Leer Más

Mesoterapia Facial

Mesoterapia Facial en Verano

En verano, la exposición al sol es más prolongada y resulta muy importante enfrentarnos a esa exposición con la piel en las mejores condiciones posibles para poder minimizar los efectos nocivos de la misma.

Una correcta hidratación facial es imprescindible para mantener la salud y la belleza de la piel y así evitar un envejecimiento precoz.

Uno de los tratamientos médico-estéticos más recomendados (y más demandados) que se pueden hacer para preparar la piel del rostro antes de exponerla al sol del verano es la mesoterapia facial.

La mesoterapia facial consiste en la inyección intradérmica de un cóctel de ácido hialurónico, vitaminas, minerales y aminoácidos, consiguiendo una verdadera hidratación, nutrición y revitalización desde dentro, ya que al pinchar, atravesamos la barrera que la piel supone para la penetración de distintas sustancias y así podemos colocar lo que nos interesa en el lugar que nos interesa.

Una de las peculiaridades del ácido hialurónico es la capacidad de captación de agua (la atrae y la retiene) provocando una verdadera hidratación de la zona en la que lo inyectamos.

Las vitaminas, los minerales y los aminoácidos (junto con coenzimas, péptidos y ácidos nucleicos), además de su efecto antioxidante, producen por un lado tonificación, reafirmación y revitalización de la piel y por otro, una inmunomodulación de los sistemas enzimáticos con una mejora de la microcirculación y un estímulo del metabolismo local. Una verdadera nutrición de la piel.

Por otra parte, la estimulación que los propios pinchazos producen sobre la piel, provoca que se estimule la síntesis del propio colágeno.

Todo esto se traduce en un ligero aumento de densidad de la piel, que proporciona una textura más “jugosa”y un aspecto más sano.

Como decíamos, es un tratamiento ideal para preparar la piel para el verano, pero también para recuperarla tras la exposición al sol, por lo que se puede hacer en cualquier época del año.

En Clínica Nutriestética buscamos siempre el tratamiento personalizado más adecuado para ti, con los precios más asequibles y con las mejores facilidades de pago (por sesiones, financiación a 3 ó 6 meses sin intereses, etc.).

Te informaremos de todo ello para que tomes la decisión que más te interese.

No te quedes con ninguna duda. Solicita Consulta de Evaluación Médica (GRATUITA y sin compromiso) en el teléfono 941 245 219, WhatsApp 667 273 306 o visitándonos en Avda. de Colón 43, bajo (Logroño). Tenemos más de 25 años de experiencia en Medicina Estética y Nutrición.

Leer Más

Protectores solares

 
Aunque ya hemos pasado el ecuador del verano, no está de insistir en la importancia de un buen protector solar para proteger nuestra piel. El siguiente post solventa algunas de las dudas más habituales:
 
El principal componente de un protector solar es el filtro solar. Su trabajo es parar la luz ultravioleta antes de que alcance nuestra piel, pero ¿todos los filtros lo hacen de la misma forma? Nos podemos encontrar con dos tipos de filtros, los que absorben la radiación y los que la dispersan y la reflejan.
 
Filtros que absorben la radiación
Actúan a modo de esponja que absorbe el agua. El filtro absorbe la radiación ultravioleta y la convierte en luz infrarroja, un tipo de radiación de menor energía y peligrosidad.
 
La banda UV-B (290-320 nm) es la zona encargada de producir el eritema actínico (enrojecimiento y quemadura solar) así como las reacciones irritantes que conducen a la formación de melanina y por tanto del bronceado. Varía de forma muy importante con la latitud (a medida que disminuye la latitud o que nos aproximamos al Ecuador, la intensidad de la radiación es mayor), la época del año y hora del día.
 
La banda UV-A (320-400 nm) es prácticamente independiente de la latitud, de la hora del día y de la época del año (verano-invierno), lo que indica que será la misma en Canarias que en Moscú. El UV-A es el responsable del bronceado directo sin pasar por el eritema, de ahí que sea utilizado en las lámparas para bronceado presentes en muchos gimnasios y salones de estética. Sin embargo, entre sus efectos negativos figura ser el máximo responsable del fotoenvejecimiento de la piel: de la elastosis (degeneración de fibras elásticas de la piel) y de la queratosis (engrosamiento de la epidermis o capa superior de la piel).
 
Filtros que reflejan la radiación (también denominados minerales o inorgánicos)
Funcionan de una manera menos específica frente a la radiación ultravioleta, de tal forma que protegen tanto frente a la radiación UVA como a la UVB. Estos filtros reflejan y dispersan la luz UV sin cambiar su estructura química. Actúan a modo de espejo que refleja la radiación y la mantiene alejada de la piel.
 
Nos puede surgir la pregunta ¿hay uno mejor que otro?
Para empezar, trabajan de una forma diferente. Los más utilizados son los que absorben la radiación debido a que son más eficientes, con una cantidad menor de filtro se consigue un mayor nivel de protección. Sin embargo, hay muchos consumidores que presentan ciertas alergias o pieles sensibles y prefieren utilizar protectores con filtros minerales o con una menor cantidad de filtros químicos u orgánicos, pero entonces surge una “queja” añadida: “no quiero que me deje blanco”.
 
Y si queremos cumplir ¡no más caras blancas!, tendremos que acudir a la combinación de filtros químicos + minerales o filtros de partículas.
 
Ácido azelaico: Se utiliza en los cuadros de hiperpigmentación postinflamatoria. Es un inhibidor de la tirosinasa, antiséptico e inhibidor de la alfa reductasa, por eso se aplica también en el tratamiento del acné. Su efectividad como despigmentante se limita a las manchas hiperpigmentadas, ya que no modifica la intensidad del color de la piel normal.
 
¿Si me voy de vacaciones a Canarias o al Caribe tendré la misma protección que en Madrid?
La respuesta es NO. Canarias o el Caribe están más próximos al Ecuador, se encuentran a una latitud inferior a Madrid, ésto significa que los niveles de radiación UV-B son superiores. Además, en general, el número de horas de sol/año de Canarias por ejemplo es superior al del resto de Europa. Es por todo esto que en estas zonas se estará más expuesto a los efectos nocivos de la radiación solar.
 
¿A más filtro más protección?
No. El hecho de utilizar una mayor cantidad de filtro solar no significa que vayamos a obtener un mayor nivel de protección o de factor de protección –SPF sun protection factor o FPS factor de protección solar.Llega un momento en que por más que añadamos más cantidad de filtro solar, el factor de protección prácticamente no se ve aumentado. Por encima de un factor 30, todos los filtros son prácticamente iguales. Un factor 30 protege frente a los UVB un 98,4%, mientras que un índice 75 un 98,6%. Por lo tanto realmente no se requiere aumentar tanto la concentración de filtro para conseguir aumentos de protección tan pequeños.
 
¿Qué es el factor de protección solar?
Científicamente es la relación entre el tiempo necesario para producir el eritema o enrojecimiento de la piel sin protección y el tiempo necesario para producir eritema con protección bajo la luz UVB. Ejemplo: persona que acude por primera vez a la playa y tiene la piel bastante blanca, esta persona se quemará en aproximadamente 10 minutos si no utiliza protección, si utiliza un preparado solar factor 30 podrá permanecer al sol 10 x 30= 300 minutos. ¡OJO! Este tiempo se calcula de diferente forma según el método empleado: DIN (método alemán) COLIPA (nuevo método europeo) SAA (método australiano) FDA (método americano).
 
¿Por qué entonces los dermatólogos recomiendan factores más altos del 30?
El método para determinar el factor de protección utiliza una cantidad de producto solar de 2 mg/cm2, esto significaría que aproximadamente deberíamos aplicar 30 ml para proteger todo el cuerpo. Para que nos entendamos, una botella de protector solar de 200 ml nos alcanzaría para aproximadamente 6 aplicaciones, ¿realmente lo hacemos? Si incrementamos el factor de protección, tendremos la seguridad de que estamos aplicando una cantidad mayor de filtro solar y por tanto la posibilidad de sufrir unaquemadura solar será menor.
 
¿Y qué podemos decir de la radiación UVA?
Existen varios métodos para valorar los índices de protección frente al UVA, aunque no hay un método de valoración oficial o recomendado. Se utilizan métodos in vivo o basados en la capacidad de producir una pigmentación inmediata (PPI o IPD) o duradera (PPD). También existen métodos in vitro basados en la capacidad de transmisión de la radiación sobre el producto (DIFFEY).
 
Recuerda que en Clínica Nutriestética puedes adquirir tu crema de protección solar alta de Nutriestética Cosmetics. Crema solar para todo tipo de pieles con protección alta frente a los rayos UVA/UVB previniendo el fotoenvejecimiento prematuro de la piel. Con una fórmula resistente al agua y sin fragancia, proporciona una acción hidratante prolongada y ayuda a prevenir la aparición de manchas cutáneas.