Niño sobrepeso

Obesidad infantil: la primera medida es no discriminar

JULIO BASULTO / EROSKI CONSUMER

En muchas ocasiones, las personas con obesidad son etiquetadas como responsables de su exceso de peso. También se las culpa de forma implícita, o incluso explícita, de no tener fuerza de voluntad, algo que se explica en el artículo ‘La pereza, ¿engorda?’ y que es tan injusto como acusar a una persona con ceguera de su trastorno “por no mirar bien”. Por desgracia, el crecimiento de las cifras de obesidad no se acompaña de una aceptación de esta condición, por parte de la sociedad, como un trastorno en el que el individuo es la víctima y no el culpable. Las consecuencias psicológicas de este entorno, adversas para un adulto, lo son todavía más en el caso de niños y adolescentes, tal y como se aborda en el presente artículo.

Burlas y acoso: un daño para la autoestima y para la salud
De todas las medidas que pueden tomarse con un niño con obesidad, la primera es evitar la discriminación, el estigma y el acoso por su exceso de peso. Y es que los pequeños o adolescentes con obesidad no solo presentan un mayor riesgo de padecer, a medio o largo plazo, problemas físicos como diabetes, hipertensión o trastornos musculoesqueléticos; también se enfrentan a una mayor presión social, de imprevisibles consecuencias psicológicas. Es frecuente que estos menores sufran más episodios de burlas, intimidaciones, acoso, conductas agresivas e incluso agresiones físicas. Todo ello resulta nefasto para su autoestima e incrementa las posibilidades de tener depresión o trastornos del comportamiento alimentario. Es más, se sabe que estos actos discriminatorios frenan las posibilidades de que un niño con obesidad consiga controlar su peso a corto, medio o largo plazo.

¿De dónde proviene el estigma de la obesidad?
Por todo lo anterior, es importante entender que toda la sociedad, y no solo los profesionales sanitarios, debe comprometerse a intentar revertir esta embarazosa situación. Es lo que sugiere un interesante editorial publicado en JAMA Pediatrics en mayo de 2015, que apunta que la eficacia del abordaje del exceso de peso en la infancia pasa por una equidad que no siempre existe. En su artículo, Matthew W. Gillmany y Jason P. Block, de la Universidad de Harvard, señalan que el estigma al que se ven sometidos muchos menores con obesidad no solo proviene de niños de su edad (compañeros, amigos, familiares), sino también de profesores, padres, profesionales sanitarios y, desde luego, los medios de comunicación. En las películas o series televisivas, sean de dibujos animados o con personajes reales, los pequeños con obesidad son mostrados, en muchas ocasiones, como faltos de inteligencia o como “adictos” a la comida.

(más…)

Leer Más

Nutriestética

Las cosas claras

Muchas personas, cuando entran por primera vez en Clínica Nutriestética y piden información sobre algún tratamiento, nos suelen preguntar después cosas como:
“¿Seguro que es este el precio total?”, “¿No hay letra pequeña?”, “Luego no tendré que pagar nada más, ¿no?”

En Clínica Nutriestética nuestros principales valores son la honestidad y claridad con nuestros pacientes, así como la excelencia en el trato. Si un tratamiento no es el adecuado para ti porque los resultados no van a ser los deseados, vamos a ser los primeros en decirte “NO”. Podremos hacer bien o mal las cosas, pero nuestro objetivo es que ningún paciente salga por la puerta pensando que no se ha sido sincero u honesto con él.

Esta filosofía se traduce en cosas como:

1. No cobramos la Consulta de Evaluación Médica, ni te compromete a nada: tan solo estudiamos tu caso, te decimos cuál es (o no) la solución y después tú decides si te quedas con nosotros, acudes a otro sitio…

2. Siempre elaboramos un presupuesto previo del tratamiento y te lo explicamos para que tengas toda la información necesaria (sesiones, metodología de trabajo, formas de pago, financiación, etc.) para poder estudiarlo con calma y tomar la decisión de forma adecuada.
Sin letra pequeña. Lo que ves es lo que te ofrecemos y lo que nos comprometemos a hacer.

3. Siempre entregamos factura de todos nuestros tratamientos en la que se desglosa el tratamiento realizado, el I.V.A. correspondiente, descuentos, etc.
Para que sepas en todo momento qué estás pagando.

4. Clínica Nutriestética no existe sin sus pacientes. Por eso, cuidamos y mimamos a las personas que confían en nosotros.

¿Todavía no tienes tu tarjeta del Club Nutriestética Salud? Solicítala. Es gratuita y te abre las puertas a muchas sorpresas exclusivas para nuestros pacientes.
Y no solo eso, al imprimir tus facturas encontrarás cheques regalo, descuentos y otras sorpresas.

También recibirás en tu e-mail, móvil y buzón nuestras últimas promociones y tratamientos exclusivos para nuestros pacientes.

¿Te animas?

Leer Más

Celulitis

Celulitis: la actividad física ayuda, y mucho.

Estamos entrando en los días de calor y las piscinas y las playas se llenarán de gente ávida de sol y baños refrescantes. Y como cada año, la eterna pesadilla persigue a las mujeres que quieren lucir un cuerpo diez en traje de baño: la celulitis.

Hay varios factores que influyen sobre el hecho de que una persona tenga celulitis y sobre la medida en que la tenga. Los genes, el género, la cantidad de grasa que contiene el cuerpo, la edad, grosor de la piel… Todos ellos están relacionados con la cantidad de celulitis que tiene una persona y con lo visible que ésta resulta.

Nuestros tratamientos Médico-Estéticos o basados en aparatología persiguen reducir la celulitis en nuestro cuerpo. En Clínica Nutriestética defendemos siempre la alizanza “Nutrición – Hábitos Saludables – Actividad Física”, ya que si sumamos esos tres factores, no solo conseguimos unos resultados más inmediatos en nuestros tratamientos, sino que además los mantenemos en el tiempo.

Por ese motivo recomendamos a nuestros pacientes trabajar siempre en la reeducación alimentaria con nuestros nutricionistas o comenzar a realizar algún tipo de actividad física, contando con un entrenador personal para aquellos que quieren empezar a tomárselo en serio y no saben por dónde comenzar.

Como ejemplo, os marcamos algunas sencillas pautas para comenzar a hacer algo de ejercicio.

(más…)

Leer Más

Piel Sensible

Pieles sensibles: consejos

KOSEI/Mª Teresa Alcalde

¿Cómo saber si tienes la piel sensible?
Basta con comprobar si tu piel está tirante, con picores y rojeces, descamada… La piel sensible es más frágil y reactiva cuando pasamos más tiempo al aire libre.
El 60% de las mujeres tienen la piel sensible. Si perteneces a este grupo o si notas que cuando empieza el calor tu piel está más incómoda de lo habitual, no esperes a que los síntomas empeoren. Toma medidas ya mismo y utiliza cremas específicas o tratamientos que la protejan.

Test para saber si tu piel es sensible
Si reconoces 3 o más características, tu piel es sensible.
* La piel es fina y tiene irregularidades (granitos, venas dilatadas…)
* No tolera bien el sol ni los tratamientos agresivos (peelings químicos, láser…)
* La contaminación, el tabaco y el clima adverso (frío, viento) la piel enrojece y está tirante.
* El estrés, el alcohol, el café o los picantes la empeoran.
* Cuando usas una crema nueva, la piel está incómoda

Trátala con (máxima) delicadeza
Olvídate de gestos tan habituales como apretar los granitos, frotar con fuerza con el guante de crin y exfoliarte con cremas con microgránulos. La piel sensible necesita mucha suavidad, productos ligeros y gestos delicados.

¿Qué trucos de belleza son los que más convienen a las pieles sensibles?
– Las leches limpiadoras sin aclarado (el agua del grifo contienen sales de calcio y magnesio que resecan e irritan la epidermis).
– Los tónicos sin alcohol y el agua termal, que calma y desensibiliza la piel.
– Las cremas (hidratante, contorno de ojos, antiarrugas) de textura fluida que no sean oclusivas.
– Los masajes suaves y lentos que relajan las terminaciones nerviosas.

Los cambios bruscos de temperatura calor-frío-calor te perjudican. Dilatan y contraen los capilares, los debilitan y ocasionan tirantez y rojeces permanentes. Si quieres que tu piel se mantenga confortable en verano, mantenla alejada de las temperaturas extremas. En otras palabras, nada de largas sesiones al sol seguidas de un baño con agua fría, ni de continuas entradas y salidas a locales con aire acondicionado, etc.

Durante la exposición al sol
La piel sensible necesita cuidados especiales para hacer frente al calor, el viento y la sequedad.
– Aplica un sérum con antioxidantes antes de la crema solar. Los antioxidantes como el resveratrol bloquean los radicales libres y refuerzan las defensas de la piel para que resista mejor los rayos UV.
– Aplica el sérum en la cara, el cuello y el escote, espera unos segundos hasta que se absorba por completo y después extiende el fotoprotector.
– Usa protector solar con alto factor de protección (SPF50+) durante los primeros días de exposición solar. Es aconsejable que el fotoprotector también incluya antioxidantes como la vitamina E para prevenir el envejecimiento de la piel. Aplica el protector solar cada 2 horas y de forma generosa incluso en las zonas “escondidas” como las orejas, la nuca y las ingles.
– Cuando tu piel empiece a estar bronceada, puedes utilizar un fotoprotector con el índice de protección más bajo.
– No permanezcas quieta bajo el sol. En lugar de tumbarte en la toalla durante horas (lo más seguro es que tu piel se acabe quemando) es mejor que estés en movimiento: da un paseo, juega con las palas, date un baño… y descansa a la sombra de vez en cuando para minimizar el riesgo de quemaduras.
– Aclara la piel con agua de la ducha después de cada baño. La sal del mar y el cloro de la piscina resecan la piel y dan picor por lo que conviene retirarlos rápidamente. Después de ducharte, sécate bien (sin frotar, mejor con suaves palmaditas de la toalla) porque las gotas de agua actúan como pequeñas lupas que multiplican el efecto del sol. Y, por supuesto, vuelve a aplicar de nuevo el fotoprotector en la cara y el cuerpo.

Si presentas alguno de los síntomas descritos, consúltanos. Recuerda que en Clínica Nutriestética te asesoramos de forma GRATUITA y sin compromsio sobre el estado de tu piel y qué productos o tratamientos pueden ser los más adecuados para tu caso. Llámanos al 941 245 219, envíanos WhatsApp al 667 273 306 o visítanos en Avda. de Colón 43, Bajo (Logroño).

Por qué elegir Clínica Nutriestética:

· Consulta de Evaluación Médica gratuita y sin compromiso: estudiamos tu caso, resolvemos tus dudas y te recomendamos el tratamiento personalizado más adecuado para tu caso. Y sin compromiso: te lo piensas y tú decides.

· Diferentes opciones y facilidades de pago: dependiendo del precio, puedes pagar hasta en 6 meses, SIN INTERESES.

· Más de 25 años de experiencia en Nutrición y Medicina Estética. Dr. José Antonio Hernández, Director Médico de Clínica Nutriestética y presidente de la Sociedad Riojana de Medicina Estética.

· Siempre en la vanguardia: te traemos las últimas tecnologías en tratamientos Médico-Estéticos y en cosmética personalizada.

· Seguridad y confianza: equipos de primeras marcas del sector médico-estético y productos de laboratorios homologados y autorizados por el Ministerio de Sanidad y la Agencia Española del Medicamento.

Leer Más

Edulcorante

La Stevia. Algunas aclaraciones.

Deborah García Bello / dimetilsulfuro.es

La Stevia o estevia es quizá el edulcorante estrella dentro del mercado de lo que se publicita como “natural”. Se comercializa como edulcorante de la planta stevia, de origen vegetal o a base de hierbas. Esta estrategia de marketing sabemos que funciona, que las plantas resultan más atractivas que los nombres de las sustancias que se extraen de ellas, pero ¿el edulcorante que llamamos Stevia realmente es una planta? ¿tiene tantas cualidades como se cuenta?

La Stevia rebaudiana es una planta subtropical (un pequeño arbusto perenne) de la familia de las asteráceas que se cultiva actualmente en casi todo el mundo, pero originariamente proviene de Sudamérica. Las hojas de la planta Stevia contienen varios compuestos llamados glucósidos que son los que otorgan el sabor dulce. El género Stevia incluye más de 200 especies, sin embargo, sólo dos de ellas contienen glucósidos de esteviol, siendo la Stevia rebaudiana Bertoni la variedad que contiene los compuestos más dulces. La Stevia rebaudiana es una planta cuyo extracto tiene un sabor entre 250 y 400 veces más dulce que el azúcar común, y esto se debe a la presencia de dos tipos de glucósidos de diterpeno: los esteviósidos y los rebaudiósidos.

Cuando compramos edulcorante Stevia, lo que estamos comprando es uno de sus extractos, uno de sus glucósidos de esteviol purificado. A este glucósido que comúnmente denominamos Stevia es el edulcorante E-960, no se trata de la planta, sino de un compuesto químico en concreto.

Para producirlo, se siguen estos pasos:
El compuesto químico que se obtiene, el rebaudósido A, es un aditivo alimentario, es decir, que ha seguido el proceso de autorización para su uso en alimentación de la misma forma que lo han hecho el resto de edulcorantes que encontramos en el mercado como el aspartamo, la sacarina o el ciclamato. Tras este proceso se le ha asignado un número E, que es el que nos garantiza que un aditivo ha sido estudiado, que ha pasado los controles sanitarios, y que se ha medido la cantidad máxima que podemos consumir sin que llegue a suponer un riesgo para la salud.

En la Unión Europea no está autorizado el consumo de la planta Stevia sin purificar o de sus hojas. Así que a pesar de que creamos estar comprando una planta, porque eso es lo que sugiere su publicidad y su packaging, en realidad estamos comprando únicamente un compuesto presente en la misma, el rebaudósido A, al que llamamos aditivo E-960.

(más…)

Leer Más