Hilos Tensores

Rejuvenece tu rostro sin bisturí

Los constantes avances en Medicina Estética permiten realizar técnicas cada vez menos invasivas. Pequeñas intervenciones que sin tener que entrar en quirófano consiguen resultados más naturales.

Los tensores faciales son unos filamentos transparentes que pueden ser fijos o reabsorbibles y que poseen unas pequeñas espículas que permiten elevar o corregir los tejidos flácidos faciales. Consiste en introducir bajo la piel, mediante una fina aguja guía diseñada especialmente para este fin, unos hilos de material totalmente compatible con el cuerpo humano quedando anclado en el tejido celular subcutáneo.

Una vez introducidos, se traccionan y se produce una tensión natural del tejido obteniéndose un efecto lifting. Puede aplicarse para levantar los párpados caídos, corregir cejas asimétricas, levantar tejidos flácidos del contorno facial y la zona cervical, reposicionar pómulos caídos y en general tratar el envejecimiento facial.

La forma de colocar los tensores dependerá de la zona a tratar y variará de una persona a otra. Una vez colocados los hilos, el cuerpo generará nuevas estructuras de colágeno que envolverán los hilos y ayudaran a mantener elevado el tejido.

Esta técnica no reemplaza el lifting clásico pero permite un rejuvenecimiento facial sin perder los rasgos naturales del rostro. Es un procedimiento que se puede complementar con otras técnicas de rejuvenecimiento. Se puede combinar con toxina botulínica, rellenos de volumen, peelings o terapias de láser. No está tampoco contraindicada con una futura cirugía facial. (más…)

Leer Más

Promoción Mesoterapia2

3×2 en Mesoestimulación Facial

Prueba nuestra mesoestimulación facial. La evolución de la mesoterapia facial.

¡Una verdadera hidratación y nutrición de la piel desde el interior! ¡¡Y AMPLIAMOS LA DURACIÓN DE LA OFERTA!!

3 sesiones por tan solo 360€ si las dejas contratadas antes del 19 de septiembre.

Gracias a inyecciones intradérmicas de un producto de bioestimulación compuesto por 58 principios activos entre los que se incluyen ácido hialurónico, un complejo de 5 péptidos biomiméticos, 13 vitaminas, 5 minerales, 24 aminoácidos, 4 coenzimas, 4 ácidos nucleicos y 2 agentes reductores, conseguimos revitalizar la piel cansada y sin brillo, mejorar su elasticidad generando nuevas células cutáneas y rejuvenecer la piel envejecida disminuyendo las arrugas, consiguiendo así hidratarla y cerrar los poros.

Dependiendo el estado de la piel, son necesarias un mínimo de 3 sesiones separadas entre ellas 3-4 semanas y muy recomendable un mantenimiento de una sesión cada 3-4 meses para mejorar progresivamente los resultados.

Una de las peculiaridades del ácido hialurónico es la capacidad de captación de agua (la atrae y la retiene) provocando una verdadera hidratación de la zona en la que lo inyectamos.

Las vitaminas, los minerales y los aminoácidos (junto con coenzimas, péptidos y ácidos nucleicos), además de su efecto antioxidante, producen por un lado tonificación, reafirmación y revitalización de la piel y por otro, una inmunomodulación de los sistemas enzimáticos con una mejora de la microcirculación y un estímulo del metabolismo local. Una verdadera nutrición de la piel.

Por otra parte, la estimulación que los propios pinchazos producen sobre la piel, provoca que se estimule la síntesis del propio colágeno.

Todo esto se traduce en un ligero aumento de densidad de la piel, que proporciona una textura más “jugosa”y un aspecto más sano.

No dejes pasar esta oportunidad. Deja contratadas tus 3 sesiones de Mesoestimulación Facial y paga solamente 2. Y ahórrate 180€.

· Oferta no acumulable con otras promociones o descuentos vigentes.

· Válida contratando y abonando las 3 sesiones de Mesoestimulación Facial antes del 19 de septiembre.

Leer Más

Intolerancia alimentaria

¿Alergia o intolerancia alimentaria?

Las alergias y las intolerancias alimentarias son cada vez más frecuentes. En ocasiones los términos son empleados indistintamente lo cual supone un error de primera magnitud que puede ocasionar un importante problema de salud. Es, por lo tanto, imprescindible diferenciar la alergia de la intolerancia alimentaria.

La alergia alimentaria se produce por reacciones inmunológicas frente a una o varias proteínas contenidas en el alimento. El cuerpo responde de una manera anormal frente a estos alergenos produciendo una respuesta inmune mediada, la gran mayoría de las veces, por inmunoglobulina E (IgE), aunque también pueden estar implicadas otras reacciones inmunológicas.

Por el contrario, las intolerancias alimentarias, por definición, no son reacciones inmunológicas; es decir, se trata de respuestas negativas a la ingesta de ciertos alimentos que no están mediadas por inmunoglobulinas. El término intolerancia alimentaria se utiliza hoy en día de forma muy amplia e incluye cualquier síntoma desagradable relacionado con algún alimento: gases, distensión abdominal, diarrea, cefalea…

Las alergias alimentarias producen reacciones graves, cutáneas, gastrointestinales y/o respiratorias, habitualmente de forma inmediata, que pueden llevar a la muerte por anafilaxia. Por el contrario, las intolerancias alimentarias suelen ocasionar síntomas inespecíficos, sobre todo gastrointestinales, horas o incluso días después de ingerido el alimento.

Un ejemplo de intolerancia alimentaria es la intolerancia a la lactosa: no hay que confundir la intolerancia al azúcar de la leche, es decir a la lactosa, con la alergia a las proteínas de la leche. La falta (total o parcial) de la enzima encargada de digerir la lactosa, la lactasa, es la responsable de la clínica asociada a la ingesta de leche: dispepsia, gases, diarrea… Nada tiene que ver con la reacción alérgica a las proteínas de la leche de vaca, caseína o lactoalbúmina, mediada por IgE.

La enfermedad celiaca tampoco es alergia al gluten, como se dice demasiado frecuentemente, aunque esta situación es más compleja que otro tipo de intolerancias, y sí vemos implicado al sistema inmune, por lo que tampoco podría considerarse una intolerancia común.

Leer Más

ducha fría

Un ducha de agua fría

No hablamos de malas noticias. Al revés.

La ducha de agua fría es muy beneficiosa en caso de trastornos depresivos, ya que nos ayuda a conseguir una sensación de bienestar al estimular la producción de noradrenalina

Hay que reconocerlo, a la mayoría se nos hace bastante placentero ducharnos con agua tibia o caliente, especialmente después de un día estresante. Sin embargo, también es importante saber y tener en cuenta los grandes beneficios de ducharse con agua fría. Ya se verá que si se hace de manera gradual, poco a poco el cuerpo se irá acostumbrando y bañarse con agua fría dejará de ser un martirio y se convertirá en una experiencia para disfrutar, sobre todo si se es consciente de estos importantes aspectos en la salud.

Principales beneficios
Mejora la salud física: la fuerza del agua fría en la piel hace que el corazón lata más deprisa y los músculos se flexionen. Esto envía sangre a los músculos y a los órganos vitales. El agua caliente hace lo contrario, moviendo sangre hasta la superficie de la piel. Alternar entre agua caliente y fría mientras se está en la ducha es una gran forma de estimular y mejorar la circulación. Esto también sirve para mejorar el sistema nervioso.

Beneficios psicológicos: los antiguos samurais de Japón solían verter cubos de agua helada sobre sus cabezas por la mañana para limpiar su cuerpo y espíritu. Creían que les ayudaba a empezar cada día y cada aventura frescos. Las duchas de agua fría liberan componentes químicos en el cerebro que mejoran nuestro humor, disminuyen el estrés y ansiedad y alivian la depresión.

Aumento de la energía: además que no hay nada como agua fría para despertarse, las duchas frías pueden aumentar los niveles de energía debido a que las terminaciones nerviosas de la piel se activan. El corazón empieza a latir más deprisa y se comienza a respirar mas deprisa. (más…)

Leer Más

acné juvenil

Acné y adolescentes

En post anteriores, hemos hablado del acné en adultos (pulsa AQUÍ) o hemos comentado por encima sus diferentes grados de afectación (pulsa AQUÍ).

Hoy vamos a centrarnos más en la etapa de la adolescencia.

El acné es un problema dermatológico que afecta a casi el 80% de los adolescentes, pero también es un problema para muchas mujeres entre 20 y 50 años. Tanto en uno como en otro caso se debe a una inflamación de la glándula sebácea en la que interviene un aumento de la producción de sebo estimulado por las hormonas.

Existe también un factor genético que predispone a la obstrucción de los poros y al aumento de bacterias como el Propinebacterium Acnes. El acné y sus secuelas, aunque a veces sean leves, afectan de forma importante a la calidad de vida de quien las sufre.

En el verano se produce una mejoría transitoria de las lesiones inflamatorias del acné por el efecto de la radiación solar. Sin embargo, pasado el verano se suele producir un rebrote y un empeoramiento de las lesiones, por lo que frecuentemente los pacientes requieren cambios en sus tratamientos. (más…)

Leer Más