chica metro

¿Por qué no adelgazo?

Seguir una alimentación sana y equilibrada, moderando el número de calorías, y aumentar la actividad física suele ser suficiente para bajar de peso. Pero no siempre funciona. A veces la propia acción de ciertas hormonas en el organismo es la que pone “freno” al proceso de adelgazamiento.
O puede haber otros factores que estén obstaculizando la pérdida de peso, como te explicaremos a continuación.

Si no adelgazas, empieza haciendo autocrítica
Antes de buscar otras causas que pueden estar boicoteando tu dieta, conviene que analices si realmente estás siguiendo unas pautas correctas. Contestar a las siguientes preguntas te puede ayudar a averiguar los motivos de por qué no pierdes peso:

· ¿Sigues bien la dieta? A la hora de hacer una dieta de adelgazamiento, los pequeños detalles son más importantes de lo que crees. Por ejemplo, no seguir las recomendaciones del dietista-nutricionista al 100% puede echar por tierra cualquier dieta por eficaz que sea.

· ¿Eres constante? Empezar una dieta cada lunes o ponerse a régimen cada dos meses… es señal de que el problema está en los hábitos nutricionales y es necesario cambiarlos.

· ¿Haces deporte? Si tu intención es adelgazar, practicar algo de ejercicio a diario es tan importante como comer de forma saludable y en cantidades moderadas. Si hasta ahora has llevado una vida sedentaria, este puede ser el problema.

Otros factores que boicotean la pérdida de peso
Si has contestado “sí” a las tres preguntas anteriores, es decir, tu alimentación es sana y equilibrada, rica en frutas y verduras y baja en grasas y azúcares; sueles comer de esta forma habitualmente, con pocas excepciones; y practicas alguna actividad física con regularidad… y aun así no pierdes peso, puede que existan otras causas no estrictamente nutricionales.

Estas suelen ser las razones más frecuentes:
1. Genética
La herencia genética puede predisponerte a tener más dificultad para perder peso o mantener la línea.
Sin embargo, en ocasiones, el sobrepeso no se “hereda” por los genes, sino por ciertas conductas adquiridas. Y es que en algunas familias se suelen transmitir los malos hábitos alimentarios, y estos se comparten desde la infancia.

2. Medicamentos
Ciertos fármacos, como corticoesteroides, antidepresivos y anticonvulsivantes (antiepilépticos), pueden disminuir la velocidad a la que el cuerpo quema calorías, aumentar el apetito o favorecer la retención de líquidos.

3. Dejar de fumar
Algunas personas aumentan de peso cuando dejan de fumar. Uno de los motivos es porque la nicotina acelera la combustión de calorías. Por eso, al abandonar el hábito, el gasto calórico es menor.

4. Factores ambientales
Según los investigadores, existen ambientes obesogénicos, es decir, que estimulan la obesidad.
Por ejemplo, un estudio de la Universidad de California (EE. UU.) demostró que vivir en una zona con muchos anuncios de comida rápida en las calles aumenta el riesgo de sufrir sobrepeso y obesidad.

5. Hipotiroidismo
En las personas que sufren este trastorno la glándula tiroides no produce suficiente tiroxina, una hormona que estimula el metabolismo basal.
Por eso, al disminuir, hace que el metabolismo sea más lento, es decir, el cuerpo consume menos calorías. Y esto conduce a una mayor tendencia a ganar peso o dificultad para perderlo.

6. Menopausia
Si te estás acercando a la menopausia y notas que el contorno de tu cintura va aumentando, lo más probable es que el aumento de peso sea consecuencia de los cambios hormonales que se están produciendo en tu cuerpo. Y es que durante el transcurso de la perimenopausia, el 75% de las mujeres suelen ganar entre 4 y 10 kilos.

7. Estrés crónico
Frente a la ansiedad, el cuerpo se defiende segregando una mayor cantidad de cortisol, que es una hormona de supervivencia que, entre otras funciones, estimula la producción de glucosa y ordena a las células que almacenen la mayor cantidad de grasa posible.
El aumento de esta hormona conduce a que, a la larga, el organismo tenga una menor respuesta ante ella. En consecuencia, aumenta aún más su producción, lo que provoca que aparezca un depósito de grasa, sobre todo en la zona del abdomen.

8. Dormir mal
Durante el descanso se liberan hormonas que controlan el apetito y el gasto energético. Cuando duermes el tiempo suficiente, entre 7 y 8 horas, se mantiene el equilibrio entre la grelina (hormona que genera sensación de estómago vacío) y la leptina (hormona que inhibe la sensación de hambre).
Sin embargo, la falta de sueño provoca que aumente la concentración de grelina y que disminuya la de leptina. ¿Resultado? Tras una mala noche, tienes más hambre. Y no solo eso, sino que además te apetecen alimentos con azúcar, como los dulces. Asimismo, el sueño también afecta a la glucemia: si duermes mal, tu cuerpo regula peor la glucosa.

Las dietas milagro te “devuelven” más kilos
Además de ser un riesgo para la salud –pueden causar problemas renales, cardiacos, y carencias nutricionales–, las llamadas dietas milagro, que prometen perder muchos kilos en poco tiempo y que suelen basarse en el consumo exclusivo de ciertos alimentos, provocan un “efecto rebote” o “efecto yoyó”. Tras abandonar la dieta, no solo se recuperan rápidamente los kilos perdidos, sino bastantes más.
Además del “efecto rebote”, una dieta restrictiva puede causar problemas renales o cardiacos.

Al someter al organismo a una fuerte restricción alimentaria y a una pérdida de peso muy rápida, este reacciona volviéndose ahorrador y economizando energía, es decir, se adapta a la escasez gastando menos calorías con el objetivo de no quedarse sin reservas.

Al dejar la dieta restrictiva y volver a tu alimentación habitual, como tu cuerpo está en plan ahorrativo y gasta menos, es cuando se produce el “efecto rebote”.

Por otro lado, la mayor parte del peso perdido con estas dietas corresponde a agua y masa muscular. En cambio, el que se recupera más tarde el organismo lo almacena en forma de grasa por si viene otra época de escasez.

En Clínica Nutriestética somos profesionales de la Nutrición y Dietética desde 1988. Infórmate sin compromiso en el 941245219.

Leer Más

5c40a82213830.image

¿Por qué no me funciona la dieta?

El 75% de la población adulta ha intentado adelgazar en algún momento de su vida y un porcentaje similar de personas afirman que no están contentos con su cuerpo, según un informe de la Sociedad Española para el Estudio de la Obesidad (Seedo). El mismo estudio reveló que el sólo el 2% de las personas que empiezan una dieta consiguen perder peso.

¿Motivos? Varios:
1. Creer que se puede adelgazar muy deprisa. Realmente dedicamos poco tiempo a la dieta, y los hábitos se relajan rápidamente
2. No estamos ante algo matemático. No existe una fórmula que se pueda aplicar a todos los pacientes, sino que se debe adaptar a cada uno de ellos.
3. La mayoría de las dietas comienzan con un error de base: si queremos conseguir que la pérdida de peso sea real, hay que cambiar el enfoque. Es decir, las dietas son puntuales y sus efectos también lo son. Lo que debe plantearse una persona que quiere adelgazar es una reeducación alimentaria y modificación de su estilo de vida y ejercicio físico. Haz cambios, y mantenlos.

Como muy poco, pero no pierdo peso
La mayoría de las personas que han seguido o siguen una dieta, o se han propuesto adelgazar han pensado o dicho esta frase en alguna ocasión. ¿Por qué? También hay varias razones.
1. Realmente estamos comiendo más de lo que creemos.
2. El cuerpo adapta el metabolismo bajando el gasto energético como respuesta a una ingesta baja. Es un mecanismo de defensa para no malnutrirse y sobrevivir al hambre.
3. No se hace ejercicio y lo que está consiguiendo es balancear la ingesta y el gasto.

Quitar alimentos, pesar y medir lo que comemos, ¿funciona?
No resulta adecuado pautar dietas en las que el paciente tenga que pesar todo lo que come. Normalmente pesar todo resulta una tarea complicada y pesada para el paciente. Lo único que va a hacer es dificultar y desmotivar para continuar con el tratamiento. En Clínica Nutriestética tenemos comprobado que funciona mucho mejor trabajar en consulta con el concepto de medidas caseras, imágenes de tamaños de platos o trucos que ayuden a calcular la cantidad de alimento sin tener que pesar. Utilizando la medida de un yogur, o el método de la mano, por ejemplo.
Consejo: usar platos y cubiertos pequeños para evitar grandes cantidades y grandes bocados.

¿Qué alimentos quito de mi dieta?
Partiendo de que la alimentación debe ser variada y equilibrada, hay que eliminar los productos más calóricos: es decir, aquellos alimentos insanos, de alta carga energética y baja calidad nutricional como las grasas no saludables (grasas vegetales parcialmente hidrogenadas, aceite de palma y palmiste), azúcares simples añadidos o la sal. En general, no resultan recomendables los productos ultraprocesados como la bollería, la galletería, los snacks, los dulces, las bebidas y los lácteos azucarados, los embutidos, etc.

¿Qué pasa con las bebidas alcohólicas y el pan?
El alcohol aporta calorías vacías, es decir, energía a razón de 7 kcal por gramo de alcohol, sin nutrientes, lo que favorece la ganancia de peso. De hecho, el consumo de alcohol es una de las razones habituales por las que las personas no adelgazan.

¿Y el pan? ¿Tostado, blanco, integral, con semillas, en colines? ¿Son mejores las variedades secas del pan o el fresco?
La principal diferencia entre el pan tostado y el fresco está en la cantidad de agua. El pan tostado, al tener menos agua, tiene más cantidad de nutrientes calóricos (grasas, hidratos de carbono y proteínas) que el pan fresco.
La característica del pan que sí va a tener consecuencias sobre nuestra dieta va a ser que sea integral (con harinas integrales o cereal de grano entero) o blanco (con harinas refinadas). El pan integral, además de fibra, va a aportarnos más vitaminas, minerales y sustancias beneficiosas. Por otro lado, el contenido en fibra va aumentar la sensación de saciedad; así como aportará beneficios en cuanto al control de la glucosa y el colesterol, aspectos que pueden ser necesarios en pacientes que necesitan perder peso.
El pan es un hidrato de carbono que compite con la pasta, el arroz, las legumbres o las harinas. Si tomamos pan, deberíamos reducir estos alimentos.

¿Cómo podemos tener éxito con la dieta?
Aquí entra en escena la parte de “coaching nutricional”. Es decir, la aportación de la nutricionista que va más allá de la mera elaboración y prescripción de planes nutricionales. Hablamos de:

A. Motivación
Hay que estar motivado antes de empezar el régimen y mantener esa motivación durante todo el tratamiento. Para ello, con el apoyo y orientación de nuestra nutricionista:
• La persona debe fijarse un objetivo, responsabilizarse e implicarse. El objetivo tendrá que ser a medio-largo plazo y realista, ya que si marcamos metas imposibles (perder 10 kg en un mes, por ejemplo), sólo conseguiremos frustrarnos al no lograrlas.
• Una vez que tenemos fijado un objetivo a medio-largo plazo es recomendable ponerse pequeñas metas a corto plazo que nos vayan conduciendo a nuestro objetivo último. Ver cómo se van consiguiendo pequeños retos que uno mismo se ha propuesto aumenta la confianza.
Apoyarse siempre en Anabel o Tatiana (nuestras nutricionistas), para consensuar, identificar y priorizar los objetivos.
• Nadie es perfecto todos los días, a todas horas. No debemos castigarnos si un día no tomamos la mejor elección alimentaria. Perder peso y cambiar de hábitos es una carrera de fondo donde lo que marca el éxito va a ser lo que se haga como norma general.

B. No buscar ni esperar milagros
Perder el exceso de grasa acumulado, cambiar hábitos alimentarios, incrementar el nivel de actividad físico lleva su tiempo y requiere esfuerzo. No existen los atajos ni los milagros, y recurrir a ellos puede suponer más perjuicio que beneficio en el corto y medio plazo, desde el conocido efecto rebote, a problemas más graves como daños renales o hepáticos, déficits nutricionales, trastornos de la conducta alimentaria, resistencia a la pérdida de peso en siguientes dietas, etc.
Y nunca, NUNCA, recurrir a dietas y productos milagro o terapias alternativas sin fundamento científico.

C. No autoponerse a dieta
Igual que no debemos auto-medicarnos, tampoco podemos ponernos a dieta haciendo lo que a uno le parezca, crea o haya oído, o siguiendo la dieta que le ha funcionado bien al vecino, el compañero de trabajo o que nos hemos bajado de alguna página Web. La dieta debe adaptarse a la persona y no al revés.
Debemos aceptar que hay distintos tipos de cuerpos (de caderas anchas, con una talla 80 de pecho o con una 95, con la nariz grande o chata, etc.), y que la forma del cuerpo, la distribución de la grasa, la proporción de masa muscular, va variando con la edad. Es algo que no podemos cambiar aunque queramos.

Si lo veas claro o consideras que necesitas apoyo para comenzar a cambiar tu vida, aquí estamos. Infórmate sin compromiso en el 941245219 e infórmate.

¿Comenzamos?

Leer Más

Menopause

Menopausia y calidad de vida

La menopausia implica una nueva etapa en la vida que conlleva grandes cambios para la salud. Existen múltiples tratamientos para paliar las diferentes alteraciones que pueden sufrir, los cuales suponen una importante mejora en la calidad de vida y bienestar.

Esta etapa de la vida se caracteriza por manifestaciones físicas y psicológicas, como las alteraciones en el estado de ánimo y los sofocos, pérdidas urinarias, aumento de peso o sequedad vaginal.

También existen alteraciones cutáneas muy significativas, ya que los estrógenos son muy importantes para la hidratación de la piel y para mantener la fase de crecimiento del cabello. Por ello, todas las capas se van a volver más finas y habrá una pérdida de hidratación.

Pero el efecto más reseñable es la pérdida de sustancias que afectan a la arquitectura de la piel. Antes de la menopausia una mujer podía observar la aparición de arrugas en su rostro, pero en esta fase observará que la piel comienza a descolgarse. De este modo, perder componentes como el ácido hialurónico, harán que la forma de nuestras mejillas, por ejemplo, cambie y vaya hacia abajo. En la dermis también se dan alteraciones de la circulación, que pueden provocar telangiectasias, y pueden aparecer manchas, aunque no haya una exposición solar prolongada, ya que los estrógenos están relacionados con la regulación de la pigmentación de la piel.

¿Qué soluciones podemos ofrecerte?
En Clínica Nutriestética abordamos un concepto integral de Salud y Bienestar.

En primer lugar, cuidamos tu salud: para nosotros la nutrición, saber comer, es la piedra angular de todo. No solo abordamos una reeducación alimentaria, sino un enfoque psiconutricional, de forma que te ayudamos a “gestionar” la relación con la comida, controlando así la ansiedad, los cambios anímicos y necesidades nutricionales en esta nueva etapa de la vida…

17 - logo
Consulta de nutrición y dietética con nuestra nutricionista Anabel.

 

En segundo lugar, cuidamos tu piel con nuestra gama de cosmética: desde protección solar a nuestra cosmética facial personalizada tras analizar tu piel (hidratación, sebo, elasticidad, poro, arruga…). De esta forma, la crema contendrá los principios activos adecuados para tratar y mejorar el estado actual de tu piel.

11 - logo
Dermoanálisis para preparación de nuestra cosmética facial personalizada.

 

En tercer lugar, corregimos o atenuamos los cambios de tu piel con nuestros tratamientos reafirmantes y antiaging: devolveremos a tu piel firmeza, salud y luminosidad, etc. Además, devolveremos de nuevo armonía a tu rostro y estimularemos la producción de colágeno y elastina.

03 - logo
Tratamiento antiarrugas con el Dr. Hernández.

 

En cuarto lugar, si notas ya la pérdida de cabello (o fragilidad en el mismo), ponemos a tu disposición nuestros tratamientos de regeneración capilar: plasma rico en plaquetas, tratamiento con células progenitoras, radiofrecuencia capilar…

mesoterapia-capilar-santa-pola
Tratamiento de mesoestimulación capilar.

 

Infórmate de forma gratuita y sin compromiso en el 941245249, mail: [email protected] o WhatsApp 667273306. Valoraremos tu caso y te daremos la solución más adecuada al mismo. ¡Te esperamos!

Leer Más

maxresdefault

Problemas de sueño y edad

Conforme van cumpliendo años, algunas personas cuentan que tienen un sueño más ligero y se despiertan un mayor número de veces.

Está claro que una persona de adulta no va a dormir el mismo número de horas que un adolescente, pero el sueño tiene que ser reparador. De lo contrario, requiere un abordaje precoz para poder ofrecerle soluciones terapéuticas.

¿Qué enfermedades previene dormir bien?
Dormir bien tiene un doble efecto: genera felicidad y previene enfermedades. Conocemos las consecuencias de un sueño insuficiente en calidad y cantidad: repercute negativamente en nuestro bienestar, pero también tiene consecuencias físicas importantes, a nivel vascular y cardiaco (aumentando el riesgo de arritmias e infartos) y cerebral (ictus). Además, interviene en el metabolismo del azúcar, de tal manera que predispone a la diabetes; también eleva el riesgo de sobrepeso y obesidad porque produce una desregulación en las hormonas del apetito y la saciedad (la leptina y la grelina).

A nivel psicológico, cuando el sueño es de mala calidad aparece la irritabilidad durante el día y aumentan los problemas psiquiátricos, con una mayor tendencia a la ansiedad y la depresión. En el caso de los más jóvenes puede haber trastorno por déficit de atención e hiperactividad.

De hecho, hay estudios que indican que la deficiencia de sueño provoca un menor rendimiento cognitivo, que hasta en un 15% por ciento de los casos ha sido identificado erróneamente como una enfermedad de Alzheimer. Dormir mal reduce la concentración y la memoria y puede producir, incluso, desorientación.

También los trabajadores a turnos tienen más problemas inmunitarios, lo que conlleva una mayor tendencia a las infecciones.

Trastornos del sueño más frecuentes
Los trastornos del sueño afectan a un tercio de la población mundial. El más frecuente es el insomnio, que a su vez consta de varios tipos, seguido de los síndromes de apnea obstructiva del sueño (cuya prevalencia ha aumentado porque cada vez se investiga más); el ronquido afecta a un 30% ó 35% de la población; y, por último, el síndrome de piernas inquietas, que lo sufre un 7%.

¿Hace falta sacar el móvil de la habitación?
Sobre la exposición nocturna a las pantallas iluminadas, hemos insistido en más de una ocasión que no es necesario sacar el teléfono móvil de la habitación, sino que lo importante es no mirarlo antes de dormir, porque la luz azul que emiten estos dispositivos electrónicos inhibe la producción de melatonina, que es la hormona que induce al sueño al cerebro.

Este consejo es especialmente necesario en problemas de insomnio de conciliación.

Decálogo para una buena higiene del sueño

Como resumen, os anotamos los diez consejos que recoge la Sociedad Mundial del Sueño:

1. Establecer un horario regular de sueño.
2. Si existe el hábito de dormir siesta, evitar que exceda los 45 minutos.
3. No ingerir una excesiva cantidad de alcohol al menos cuatro horas antes de acostarse y no fumar. Dan somnolencia pero no inducen un sueño reparador.
4. Evitar el consumo de cafeína, té, chocolate o bebidas energéticas al menos seis horas antes de dormir.
5. No tomar comidas pesadas o picantes al menos cuatro horas antes de dormir. Es recomendable hacer una comida ligera antes de acostarse.
6. Hacer ejercicio de manera regular, pero no inmediatamente antes de acostarse.
7. Usar ropa de cama cómoda y agradable.
8. Encontrar un nivel de temperatura agradable y mantener la habitación bien ventilada.
9. Eliminar todo el ruido que pueda causar distracción y también toda la luminosidad de la habitación durante la noche.
10. Reservar el dormitorio para dormir. No usarlo para trabajar ni para actividades lúdicas en general, como ver la televisión.

Y recuerda que si aún así tienes problemas de insomnio, mala calidad del descanso y te está pasando factura a nivel físico y anímico, te invitamos a probar nuestro tratamiento de Neuroestimulación NEAS X-Signal. Infórmate sin compromiso en el 941 245 219 y prueba una sesión GRATIS.
Te ayudamos a mejorar tu calidad de vida.

Leer Más

Corporal

Tratamiento para varices, microvarices y arañas vasculares

Las varices o venas varicosas son venas hinchadas a causa de una acumulación anormal de sangre que se produce por una debilidad en las paredes de las venas superficiales. Esta debilidad hace que las venas se estiren y se dilaten, propiciando la acumulación de la sangre en especial cuando la persona permanece de pie durante mucho tiempo. Cuando las temperaturas superan los 25 grados, las personas con varices pueden sufrir complicaciones.

¿Cómo podemos ayudarte en Clínica Nutriestética? Mediante dos técnicas:

Esclerosis
Tratamiento de varices, microvarices y arañas vasculares consistente en la inyección dentro de la vena de una sustancia química estéril (esclerosis líquida o esclerosis con espuma) y la posterior colocación de un vendaje compresivo con la intención de hacerla desaparecer.

Electrocoagulación
Como alternativa a la esclerosis para telangiectasias (microvarices rojas de muy pequeño calibre), arañas vasculares y puntus rubí, también podemos utilizar la electrocoagulación, tratamiento que consiste en cerrar los capilares mediante ínfimos puntos de quemadura con el bisturí eléctrico.

Infórmate en el 941245219. Valoraremos tu caso de forma GRATUITA y sin compromiso. ¡Te esperamos!

Leer Más