141565_00_2x

Ocio saludable: un recurso a tu alcance

El tiempo de ocio es aquel del que disponemos cómo y cuándo queremos. Es diferente al tiempo dedicado a actividades obligatorias como son trabajar, hacer las tareas de la casa, etc. El ocio debe tener, como toda actividad, un sentido y una identidad.

El «ocio saludable» es todavía un término más completo. No todo el ocio se puede considerar saludable. Se puede decir que cumple este requisito la parte de nuestro tiempo libre que disfrutamos en lo que queremos y que utilizamos para crecer como seres humanos y para alimentar nuestro cuerpo y nuestra mente en el sentido más amplio de la palabra.

Tendremos por tanto que aprender a relacionarnos con el tiempo de ocio y adaptarlo a una vida más saludable. Si estamos en un proceso de pérdida de peso y pensamos que salir puede ser un impedimento, lo primero que debemos hacer es plantearnos por qué tenemos esa idea. Somos seres sociales y, como tales, no podemos ni debemos prescindir de nuestra relación con el entorno, aún cuando queramos perder peso o mejorar nuestra relación con la comida.

El hecho de comer fuera ya se asocia a: comer comida diferente, comer más cantidad, tomar postre (y no suele ser fruta) beber alcohol… Y a frases como “me merezco disfrutar”, “por un día no pasa nada”, “hoy es el día para comer de todo”, “hoy sí beberé alcohol”, “no pido agua porque van a pensar que estoy a dieta”, etc.

Por eso vamos a daros, algunas soluciones:

Consejos para comer fuera de casa de forma saludable
1. Trata de llevar en el bolso o mochila algún tentempié saludable: frutos secos, frutas desecadas, fruta… De esta forma, si tu día se alarga y te pilla fuera de casa, podrás recurrir a ello en caso de que te entre hambre.
2. Si sabes dónde vas a comer, trata de reservar para no tener que esperar; de esta forma llegarás con menos hambre y evitarás beber y picar antes de comer.
3. Busca siempre un plato de verdura. Que no falte en la mesa, aunque sea para compartir.
4. Piensa en tu sensación de hambre real y pide las cantidades acorde a ella. Tener muchas opciones nos incita a pedir más y, como consecuencia, a comer más. En este caso, mejor que falte a que sobre.
5. Si compartes, sírvete la cantidad que quieras comer de cada cosa en tu plato, así podrás saber cuánto has comido de cada una en lugar de ir picando de forma inconsciente.
6. Intenta pedir que te sirvan las salsas o los aliños aparte, de forma que seas tú quien decida cuánto poner en la comida
7. Entre las técnicas culinarias de elección opta por salteados, plancha, guisos, cocciones, etc. NO se trata de no comer fritos, pues dependerá cuál sea su frecuencia de consumo en general. La regla es no abusar de ellos.
8. Elige la bebida. Nuestra recomendación siempre será AGUA.
9. Si decides tomar postre, puedes optar por alguno que tenga fruta. Pero si ese día decides pedirlo, puedes inclinarte por compartirlo.
10. ¿Café ó infusión? Lo que prefieras, eso sí: añade la menor cantidad de azúcar o edulcorante posible.
11. Los digestivos no son digestivos: el alcohol y la cantidad de azúcar que contienen, lejos de ayudarte a hacer bien la digestión, la dificultan y empeoran.
12. Por último, y más importante, recuerda DISFRUTAR.

Ser saludable no implica comer de forma aburrida. Elige de forma consciente, presta atención a tu cuerpo, pon todos tus sentidos en la comida y en el contexto, y deléitate en el momento.

¡Que aproveche!

Leer Más

vegetables-against-cancer

Alimentación y cáncer

Hoy, 4 de febrero, se celebra el Día Mundial contra el Cáncer, fecha que nos recuerda lo que nos queda por luchar para la prevención y control de esta enfermedad.

Según el Código Europeo Contra el Cáncer, la alimentación es uno de los factores a tener en cuenta para su prevención juntamente con el ejercicio físico, no fumar ni beber alcohol y tomar las precauciones adecuadas frente al sol. Por lo tanto, tener una dieta equilibrada es importante dentro de un estilo de vida saludable.

La alimentación está relacionada enormemente con nuestra salud presente y futura. Eso no significa que las enfermedades oncológicas se puedan llegar a prevenir a través de una dieta específica, o que si hemos desarrollado algún tipo de tumor la causa sea nuestra manera de comer.

Es difícil relacionar el consumo de un alimento natural con la enfermedad, pero hay que reconocer que aproximadamente el 30% de los cánceres se asocia a la alimentación. De hecho, se han investigado algunos nutrientes que forman parte de los alimentos, cuyos efectos son potencialmente cancerígenos.

La principal causa que provoca el cáncer es el tabaco. Otros factores importantes son la dieta, alcohol, la (falta de) actividad física, infecciones, factores hormonales y radiación.

Vamos aclarar algunos puntos a tener en cuenta:

1. Obesidad y dieta rica en grasas
El tipo de la grasa de la dieta tiene influencia en la etapa de promoción y progresión del cáncer. Las grasas de la dieta en conjunto y las saturadas en particular, parecen estar implicadas en la etiología del cáncer de mama, endometrio, próstata, colon y recto.

Hay que tener en cuenta no solo la cantidad de grasa sino también la calidad de la misma. Se ha relacionado la grasa de la dieta, en concreto la grasa saturada procedente de mantequillas, natas y carnes rojas, con el desarrollo del cáncer de mama, endometrio, colon y recto.

Así, la pérdida de hábitos alimentarios saludables y de ejercicio físico (en la actualidad la tendencia es a ser sedentarios) implica un desequilibrio entre la energía consumida y la gastada, inclinando la balanza hacia el exceso de energía. Este exceso de energía se traduce en un aumento del peso, y como consecuencia, en un sobrepeso u obesidad.

A su vez, estas patologías conllevan graves consecuencias, no solo las ya bien conocidas como hipertensión, diabetes, etc., sino otras como la asociación de la obesidad con una mayor incidencia del cáncer.

Por ello, mantener un peso adecuado es importante para mantener un buen estado de salud y evitar así enfermedades asociadas con el exceso de peso.

2. Café
No se ha establecido conexión entre consumo de café y cáncer.

3. Alcohol
El alcohol tiene importantes efectos negativos sobre los tejidos con los que tiene contacto; no directamente, sino a través de su metabolito, el acetaldehído. Este efecto es mayor si la ingesta de alcohol se hace conjuntamente con el consumo de tabaco.

4. Edulcorantes artificiales
Hoy en día la sacarina es uno de los edulcorantes más utilizados, ya que es un edulcorante no nutritivo bajo en calorías y se utiliza en gran variedad de bebidas y alimentos. No se ha podido determinar su relación directa con la predisposición a padecer cáncer.

En la actualidad se está utilizando un nuevo edulcorante, la estevia. En 2006, los datos de investigación recopilados por la Organización Mundial de la Salud para la evaluación de seguridad, publicaron que no se han encontrado efectos adversos.

5. Conservantes alimentarios
Son sustancias que se añaden a los alimentos con el fin de preservarlos, mejorar su apariencia, sabor o textura. Los aditivos legales permitidos por las autoridades competentes están presentes en cantidades muy pequeños en los alimentos, y no disponemos de evidencias convincentes de que indiquen que los aditivos consumidos en estas cantidades sean causantes de cáncer.

Sin embargo, otros aditivos no están permitidos por su efecto cancerígeno y por tanto, han sido retirados de las listas de productos que se pueden utilizar en alimentación.

6. Nitratos, nitritos y nitrosaminas
Estos compuestos se encuentran principalmente en carnes procesadas (alimentos salados, bebidas refrescantes, algunos embutidos, carnes, pescados, verduras, etc.). Se ha constatado su efecto potencialmente cancerígeno en algunos casos, por lo que la mayoría han sido ya retirados del mercado.

7. Ahumados
El método empleado para preparar los alimentos ahumados, parece que se ha revelado como cancerígeno. Su efecto tóxico proviene de los hidrocarburos policíclicos que se producen en el proceso. Se recomienda el consumo esporádico.

Así como una alimentación poco acertada puede aumentar el riesgo de formación de tumores cancerígenos, la naturaleza nos ofrece una gran variedad de alimentos que pueden actuar como protectores.

Y como siempre, recuerda ponerte en manos de profesionales de la nutrición si tienes dudas sobre cuál es la alimentación más adecuada en tu caso…

Leer Más

itl.cat_love-couple-wallpaper-free_438857

San Valentín: nuestros tratamientos flash al mejor precio

Se acerca San Valentín… Si buscas lucir tu mejor imagen, te presentamos nuestros tratamientos con efecto «flash» (casi inmediato) para que puedas lucir tu mejor imagen, sonrisa, mirada… ¿A qué esperas? Lo tienes fácil:

✅ 20% de descuento en ácido hialurónico e hidroxiapatita cálcica: llega el lifting sin cirugía. Di adiós a las arrugas, recupera firmeza en tu piel, despídete de las ojeras, perfila, hidrata o aumenta tus labios y luce tu mejor sonrisa…

✅ Nuestro tratamiento de Higiene Facial + 2 sesiones de Revitalización Facial, por tan solo 150€: suma al efecto saneador y limpiador de nuestra higiene facial, la revitalización y reafirmación con INDIBA. Una combinación ganadora para tu piel.

✅ Blanqueamiento dental Led + Dentrífico blanqueador + Colutorio especial por 79€: Luce tu mejor sonrisa y cuídala con nuestra pasta dentrífica y colutorio especiales para mantener el blanco de tus dientes.

Promoción válida dejando contratado tu tratamiento hasta el 14 de febrero (inclusive). Tendrás de plazo hasta el 1 de marzo para empezarlo. Y si además es de importe superior a 200€, podrás empezar a pagarlo en marzo sin comisiones ni intereses (pregúntanos).

Infórmate en el teléfono ☎️ 941245219, WhatsApp 667273306 o [email protected]

 

 

Leer Más

Sin título

Di adiós a los puntos negros…

La acumulación de sebo en los poros del cutis da lugar a la aparición de los puntos negros, que afean y envejecen el rostro. Para prevenir su aparición y eliminarlos es muy importante seguir una rutina diaria de limpieza e hidratación.

Qué son los puntos negros y dónde aparecen
Los puntos negros, también conocidos como comedones o acné comedónico, son una obstrucción de los poros de la piel por el exceso de sebo (grasa que surge especialmente en la cara y la nariz) producido por las glándulas sebáceas. El cúmulo de grasa se mezcla con restos celulares que quedan obstruídos en el conducto de salida de la glándula sebácea por inflamaciones o exceso de secreciones. Al no poder drenar lo suficientemente rápido, la glándula se ensucia y adquiere tonalidad negra.

Entre los factores que favorecen la acumulación de sebo y la aparición de los puntos negros están el polvo, la contaminación, el uso continuo de maquillaje y la acción de las hormonas. Precisamente por razones hormonales es en la adolescencia cuando más suelen acumularse estas imperfecciones.

Los puntos negros aparecen en las zonas del cuerpo que tienen glándulas sebáceas, especialmente en la ‘zona T’ del rostro: la nariz y el mentón. También puede aparecer en el torso, los hombros y la espalda, sobre todo en los hombres.

Cómo prevenir la aparición de los puntos negros
Ya que los puntos negros aparecen por un exceso de sebo lo mejor es intentar prevenir su aparición. Una adecuada limpieza del rostro y rutina diaria puede ayudar a evitar que surjan. Es importante:

Tener en cuenta el tipo de piel: según el tipo de cutis (seco, graso…) se deberán elegir unos u otros productos de cosmética y limpieza para tratar y prevenir el acné comedónico.
No dormir con maquillaje, sino limpiarlo cada noche con los productos desmaquillantes adecuados. Conviene evitar las toallitas, ya que pueden arrastrar la suciedad.
Hidratarse correctamente: es aconsejable incluir en la rutina de cuidado diario productos como geles, serums, cremas hidratantes o aceites para hidratar la piel, especialmente si es seca. No todas las cremas son adecuadas, hay que elegir una que sea no comedogénica.
Evitar el uso de cremas y maquillaje que aumenten la producción de sebo y grasa.

Cómo eliminar los puntos negros
Para eliminar los puntos negros es imprescindible una adecuada higiene facial que se realice de forma constante, ya que los resultados aparecen a largo plazo. Para ello hay que:

Limpiar el rostro diariamente por la mañana y por la noche: usando el producto más adecuado para cada piel y teniendo especial cuidado con aquellas que son más sensibles. Tras la limpieza se debe hidratar el cutis.
Exfoliar el rostro una vez por semana para mantener limpia la piel y favorecer la regeneración celular. No obstante, en función del tipo de piel deberá variar la frecuencia de uso del exfoliante así como su agresividad.
Emplear mascarillas especiales para los puntos negros.
Someterse a una limpieza facial profunda: de vez en cuando puede ser recomendable acudir a un centro de estética para eliminar el sebo a fondo.
Realizar un baño de vapor cada dos semanas: el vapor de agua caliente abre los poros y facilita la salida del sebo. Se puede añadir al agua un poco de mentol para ayudar con la limpieza. Tras abrir los poros, lo mejor es empapar un algodón con agua fría y frotar el rostro con él.
Lavar de forma adecuada la cara (siempre con agua templada) antes de aplicar el maquillaje o la hidratación.
✅ Asimismo se pueden usar también algunos alimentos como exfoliantes caseros para eliminar los puntos negros. La Sociedad Española de Medicina Estética recomienda hacerlo con azúcar moreno y aceite de oliva o limón, con yogur y limón o con clara de huevo.

Por último, es importante resistir la tentación de intentar eliminarlos apretándolos con los dedos, ya que esto dejará marcas en el rostro.

En Clínica Nutriestética podemos ayudarte. Infórmate sin compromiso ni coste en el ☎️ 941245219, WhatsApp 667273306 o [email protected]

Leer Más

Seducir-con-la-mirada

¿Piel grasa? Cuídala en invierno con estos consejos

Hay pacientes que nos estáis preguntando estos días qué cuidados aplicar en invierno a una piel con tendencia a ser grasa…

La piel grasa no se comporta igual que la piel seca o la piel sensible frente al frío. Sin embargo, esto no quiere decir que no se necesite de una rutina de invierno para mantenerla hidratada y evitar un «efecto rebote” (reaccionar ante sequedad ambiental produciendo más grasa).

En invierno la piel grasa puede ser una de las más afectadas en temporadas de baja temperatura y elevada humedad.

Pero lo más grave no es esto. El punto es que durante el invierno la piel pierde agua y nutrientes. El frío hace que los capilares se contraigan y esto, a su vez, lleva a que disminuya el oxígeno, la humedad y los nutrientes, siendo más fácil que se taponen los poros. Es entonces cuando puede presentarse el “efecto rebote”, que consiste en un aumento de los puntos negros y granos en el rostro. Por todo lo anterior, es fundamental mantener una rutina de invierno para pieles grasas.

Consejos:
Limpiar y exfoliar la piel de forma adecuada. Lo ideal es lavarse la cara dos veces al día y mantenerla con nuestro tratamiento de higiene e hidratación facial.

Beber agua y protegerse del sol. Es importante beber suficiente agua durante el día y aplicarse protector solar diariamente.

Además, podemos complementar la rutina de invierno para pieles grasas con otros cuidados que nos permiten obtener resultados óptimos. Dichos cuidados son los siguientes:

Empleo de mascarillas. Las mascarillas son muy convenientes para refinar el aspecto de la piel, especialmente si se ve muy apagada. Pregúntanos y te asesoraremos sobre la mejor opción para ti.

Peelings: una buena opción es hacerse una exfoliación profunda con ácidos. Te ayudamos con nuestra gama de peelings a eliminar los puntos negros y los granos, y también reduce el brillo en la piel.

Utilizar maquillaje matificante. Este tipo de maquillaje ayuda a mejorar el aspecto de la piel y en invierno dura más tiempo.

Cosmética facial personalizada: elaboramos tu crema facial a medida, con los principios activos y concentrados que necesita tu piel gracias a un dermoanálisis profesional.

Infórmate sin compromiso ni coste en el ☎️ 941245219, WhatsApp 667273306 o [email protected]

Leer Más