01-relacion-la-comida

Cuando solo te centras en el peso…

Día a día en la consulta de nutrición vienen a nosotros muchos pacientes que antes de entrar ya saben lo que pesan: muchos porque les gusta llevar un control, otros porque saben que no han hecho bien las cosas y temen una reprimenda, a alguno le sirve de motivación, etc.

De todos, el que más nos preocupa es aquel que no ha conseguido el resultado “esperado” (normalmente es perder kilos, no importa si ha cambiado hábitos), y entra en un bucle… se pesa, se desanima, piensa que no sirve de nada cuidar la alimentación y el ejercicio, y por lo tanto vuelve a comer desordenado y desequilibrado, lo que le lleva a pesarse otra vez, se siente nuevamente mal y continua con ese ciclo.

La pérdida de peso no podemos verla como una meta en un período de tiempo, al final el peso es un dato objetivo que da un valor, pero nuestro objetivo debe ser mejorar nuestros hábitos de alimentación, y ese es un proceso que requiere tiempo. Y si logramos conseguirlo, como plus bajaremos de peso.

Si nos centramos en que la dieta es una “pérdida de peso”, “privación”, “pérdida de relaciones sociales”, “pasar hambre”… no lograremos fijar esos cambios porque lo veremos como algo que haremos durante un período de tiempo y de forma negativa, en lugar de verlo como un cambio que se prolongara en el tiempo. Por eso preferimos que te enfoques en lo que ganas: “ganas salud”, “ganas nuevas formas de preparación y por lo tanto sabores”, “descubres otros alimentos”, “aprendes a disfrutar de los amigos y no de lo que comes con los amigos”

Como hemos mencionado antes, este es un proceso que requiere tiempo. El primer día de consulta suele ocurrir lo siguiente: los pacientes entran diciendo “estoy motivada/o” “estoy comprometida/o” “estoy segura/o de conseguirlo”… y creen que perderán peso de una forma exponencial. Pero en la realidad durante este tiempo ocurre lo siguiente: empiezo motivada/o -> como más verduras y frutas que antes -> “hoy no tengo ganas de hacerlo” -> “tengo problemas en el trabajo” -> “mañana no como y así compenso” -> “por un día no pasa nada”…

Porque la pérdida de peso no es únicamente cumplir un plan nutricional sino que en realidad es una curva con subidas y bajadas que lleva consigo muchos factores externos como las emociones, el trabajo o los horarios.

Así que tenemos que plantearnos nuestros propios objetivos. Cada persona tiene los suyos. Si los planes son personalizados, los objetivos también. A veces, los pacientes acuden a consulta pero no tienen una idea clara de por qué están allí ni para qué están allí pero en las sesiones debemos ir averiguando, con la ayuda de ellos para mejorar la adherencia a los cambios de alimentación.

Si quieres perder peso, básicamente necesitas estos cuatro puntos:
1. Tener ganas. Sobre todo cuando se pone cuesta arriba.
2. Sentir apoyo por parte de la familia y confianza por parte del profesional.
3. Tener un motivo. No tiene que ser grande pero tiene que ser lo suficiente para que te anime a seguir.
4. Formar parte activa del proceso dejándote guiar por el profesional pero tomando decisiones.

¿Te animas? Nosotros te animamos. Infórmate. Valoraremos tu caso de forma GRATUITA y sin compromiso en el teléfono ☎️ 941245219, WhatsApp 667273306 o [email protected]

Tatiana Mendizábal.
Nutricionista.
Clínica Nutriestética.

Leer Más

unnamed

Tratamiento para bruxismo

El bruxismo es la acción involuntaria de apretar o rechinar los dientes. No tiene propósitos funcionales y afecta en menor o mayor grado al 10%-20% de la población.

La tensión acumulada diariamente y nuestros niveles de ansiedad pueden focalizarse en nuestra mandíbula apretando continuamente los dientes, siendo este uno de los efectos secundarios más frecuentes del estrés.

Esto, además de desgastar los dientes, lleva aparejado tanto el dolor por tensión de los músculos del cuello y de la mandíbula como dolor de cabeza. Y también podemos hablar de una disfunción de la articulación temporomandibular (ATM).

La especial sobrecarga de los músculos maseteros (los que nos ayudan a cerrar la boca con fuerza) hace que estos se desarrollen demasiado y por tanto, que sintamos la mandíbula muy tirante, dolorida y cansada.

Además, el bruxismo hace también que se produzca una desproporción en la estructura facial al hacer que se vea la cara más ancha por la hipertrofia muscular de los maseteros.

Una solución eficaz para el bruxismo es inyectar toxina botulínica (comúnmente conocida como Botox) directamente en el músculo masetero con el fin de quitarle fuerza y aliviar la presión de la mordida. Es un tratamiento que no duele, apenas se siente el pinchazo y a partir de los diez días ya se nota que el músculo pierde fuerza y tamaño. Lo que hace la toxina botulínica es paralizar el músculo masetero y disminuir así su actividad

Es una técnica que habitualmente no presenta contraindicaciones ni efectos secundarios, salvo en ocasiones una leve sensación de dolor y algún pequeño hematoma en la zona de inyección.

Podemos decir por tanto, que la toxina botulínica (Botox) es un tratamiento muy efectivo contra el bruxismo.

Infórmate. Valoraremos tu caso de forma GRATUITA y sin compromiso en el teléfono ☎️ 941245219, WhatsApp 667273306 o [email protected] y podrás pagar tu tratamiento desde 15€/mes sin intereses (según importe del mismo y condicionado a aprobación por la entidad financiera).

Leer Más