Portada LOW - cortada

Nuevo INDIBA Médico Deep Care Elite en Nutriestética

Clínica Nutriestética ha dado un importante paso más, al ser la ÚNICA CLÍNICA MÉDICA en implementar en Logroño la tecnología médica INDIBA® Deep Care. Se trata de un equipo puntero en el mercado que podemos utilizar como tratamiento principal o como parte integral de los tratamientos médico-estéticos que ofrecemos, para mejorar los resultados y la experiencia global de nuestros pacientes.

Esta apuesta por una innovadora tecnología (que además es «de aquí»), nos permite complementar tanto procedimientos quirúrgicos como no quirúrgicos, y su uso conjunto con las técnicas existentes, permite múltiples combinaciones de tratamientos para el beneficio de nuestros pacientes.

El uso de INDIBA Deep Care puede reducir el tiempo de recuperación de otros procedimientos, no es invasivo, es indoloro y seguro. Los resultados se pueden ver desde la primera sesión.

La tecnología INDIBA Deep Care se basa en el avalado sistema CRET®. Al trabajar a una frecuencia de 448 kHz, se generan tres efectos biológicos: bioestimulación, vascularización e hiperactivación. Estos procesos aumentan el metabolismo celular, el flujo sanguíneo y la circulación, al mismo tiempo que mejoran la oxigenación de tejidos y células. Los efectos de INDIBA Deep Care también ayudan a generar nuevas fibras de colágeno, desintoxicar el tejido e incrementar el drenaje linfático e hidratación.

Al trabajar a una frecuencia específica de 448 kHz, INDIBA también actúa a nivel subtermico, permitiendo tratar áreas sensibles y tejidos en fase aguda (postoperatorio inmediato, cicatrices y post tratamientos agresivos).

Además es un equipo certificado por las normas ISO 9001, ISO 13485, CE 1434 y FDA (EE.UU.) y no está contraindicado en prótesis metálicas y mamarias, inflamación aguda, áreas muy sensibles (complejo areolar mamario, región periocular), glándula tiroides, presencia de rosácea o cuperosis, rellenos, hilos tensores o tejidos en los que está contraindicada la hipertermia clásica.

APLICACIONES

Medicina y Estética
Puede ser utilizado para:
· Facilitar el cuidado y la cicatrización de heridas (fibrosis), mejorar el drenaje y acelerar la recuperación del tejido.
· Reducir los hematomas.
· Reducir la inflamación.
· Acelerar el proceso de recuperación del paciente.
· Reducir el dolor.
· Ayudar a mejorar la confianza y autoestima de los pacientes.

También se puede utilizar en combinación (pre/post) con nuestros tratamientos de estética y medicina estética:
· Rellenos e hilos tensores reabsorbibles.
· Infiltración con ácido hialurónico, hidroxiapatita de calcio…
· Toxina botulínica.
· Mesoterapia.
· Plasma Rico En Plaquetas (PRP).
· Peelings.
· Cicatrices, queloides.
· Estrías.
· Flacidez.
· Rejuvenecimiento facial no invasivo.
· Reafirmación y remodelación facial y corporal.
· Reducción de celulitis.
· Microdermoabrasión
· Seborrea y acné.
· …

Cirugía Estética
Si nuestro paciente va a realizarse una operación de cirugía estética, podemos optimizar las condiciones del tejido y reducir el sangrado.

En el caso de una post-cirugía, podemos:
· Reducir los hematomas y acelerar su recuperación.
· Reducir la inflamación.
· Acelerar la recuperación y la curación del paciente.
· Reducir el dolor.
· Disminuir la aparición de cicatrices.
· Mantenimiento
· Mejorar los resultados post liposucción o lipoescultura.
· Prevenir la fibrosis.
· Mejorar el aspecto de las cicatrices.

E indistintamente antes o después de una cirugía INDIBA puede ser utilizado como refuerzo en los siguientes casos:

· Aumento de pecho
· Encapsulamiento de implantes mamarios.
· Blefaroplastia.
· Rinoplastia.
· Otoplastia.
· Lifting facial.
· Abdominoplastia.
· Liposucción / Lipoescultura.
· Cicatrices (recientes y queloides).
· Cirugía reconstructiva.
· Implantes.

Tratamientos capilares
Nuestros tratamientos capilares aumentan el flujo sanguíneo y el aporte de oxígeno, incrementando la nutrición capilar para:
· Evitar la caída del cabello.
· Reforzar la fibra capilar.
· Incrementar el nacimiento de nuevos cabellos.

✅ Tratamientos para reducción del dolor
Gestionar el dolor es clave para el bienestar de nuestros pacientes, ya sea por tratamientos médico-estéticos, intervenciones de cirugía plástica, tratamientos dermatológicos o capilares, así como con cualquier tipo de paciente que curse un cuadro de dolor crónico asociado a otro tipo de procesos o patologías. El uso de INDIBA® Deep Care ayuda a disminuir el dolor y el uso de analgésicos de forma segura y acelerando el proceso de recuperación del paciente, entre otros, en:
· Recuperación post-tratamiento (peeling, láser, infiltraciones, dermoabrasiones, IPL, quemaduras, CO2 fraccional, etc.)
· Recuperación postquirúrgica.
· Gestión del dolor (dolor pélvico crónico, vaginismo, enfermedades inflamatorias pélvicas, post-cirugía, lesiones musculares, etc.)

Rehabilitación
En condiciones crónicas como la artrosis, puede ayudar a reducir el dolor y mejorar la función durante 3 meses, en comparación al tratamiento solo con ejercicio terapéutico (Kumaran y Watson 2018). Muchas personas sufren de dolor lumbar crónico, en estos casos INDIBA® puede ayudar en la gestión prolongada de la patología al reducir el dolor y permitir el trabajo de fuerza y postural para mejorar los síntomas y la calidad de vida.

Una solución efectiva integrada que:

· Reduce el dolor
· Reduce la inflamación
· Mejora la movilización
· Permite una reparación más rápida del tejido
· Tratamientos efectivos para una variedad de problemas musculoesqueléticos que incluyen: Artrosis, dolor lumbar, dolor cervical, bursitis, tendinopatía, hematoma, fracturas, roturas musculares, esguinces…

 

Infórmate. Valoraremos tu caso de forma GRATUITA y sin compromiso en el teléfono ☎️ 941245219, WhatsApp 667273306 o [email protected]

Leer Más

alimentacion-y-cancer_87d6d6d8_990x586

La alimentación en la prevención del cáncer

Centrándonos en la implicación de la alimentación y el cáncer, debemos destacar que en general influyen en dos vertientes, considerando la dieta como factor precursor (que ya hemos mencionado en la publicación anterior), y por otro lado el papel de la dieta en la prevención.

Hoy hablaremos desde la prevención. Y cómo veremos a continuación no es más que llevar una dieta sana y equilibrada.

Recomendaciones dietéticas generales para una alimentación sana:

1. Tenemos una alimentación muy completa y sana en la «Dieta Mediterránea», rica en variedad de verduras, frutas legumbres y ácidos grasos Omega 3 (frutos secos, pescado y por supuesto aceite de oliva). ¡Aprovechémosla!

2. Mantener un peso corporal razonable a través de hábitos alimentarios saludables y ejercicio.

3. Comer diariamente al menos 5 raciones de verduras y frutas variadas, durante todo el año.

4. Comer diariamente más o menos 7 raciones de cereales (granos integrales), legumbres, raíces y tubérculos.

5. Un lema que personalmente nos encanta: “más mercado, menos supermercado” eligiendo siempre alimentos lo menos procesados posibles de nuestro comercio de proximidad.

6. Limitar el consumo de azúcar refinado.

7. Limitar las bebidas alcohólicas, ya que nos aportan calorías denominadas “vacías” que no contienen nutrientes pero si un aporte calórico alto.

8. Consumir carnes rojas preferentemente frescas, para evitar los conservantes artificiales.

9. Limitar el consumo de alimentos grasos, especialmente aquellos de origen animal, que contienen grasas saturadas que se relacionan con diferentes tipos de cáncer.

10. Evitar los alimentos ahumados, utilizando técnicas que respeten más lo sabores y los nutrientes de los alimentos (cocido, plancha, horno…)

11. La actividad física es esencial para el mantenimiento y mejora de la salud y la prevención de las enfermedades, para todas las personas y a cualquier edad. La actividad física contribuye a la prolongación de la vida y a mejorar su calidad.

Al menos un tercio de los cánceres pueden prevenirse. La prevención es la estrategia más eficaz para el control del cáncer.

Leer Más

141565_00_2x

Ocio saludable: un recurso a tu alcance

El tiempo de ocio es aquel del que disponemos cómo y cuándo queremos. Es diferente al tiempo dedicado a actividades obligatorias como son trabajar, hacer las tareas de la casa, etc. El ocio debe tener, como toda actividad, un sentido y una identidad.

El «ocio saludable» es todavía un término más completo. No todo el ocio se puede considerar saludable. Se puede decir que cumple este requisito la parte de nuestro tiempo libre que disfrutamos en lo que queremos y que utilizamos para crecer como seres humanos y para alimentar nuestro cuerpo y nuestra mente en el sentido más amplio de la palabra.

Tendremos por tanto que aprender a relacionarnos con el tiempo de ocio y adaptarlo a una vida más saludable. Si estamos en un proceso de pérdida de peso y pensamos que salir puede ser un impedimento, lo primero que debemos hacer es plantearnos por qué tenemos esa idea. Somos seres sociales y, como tales, no podemos ni debemos prescindir de nuestra relación con el entorno, aún cuando queramos perder peso o mejorar nuestra relación con la comida.

El hecho de comer fuera ya se asocia a: comer comida diferente, comer más cantidad, tomar postre (y no suele ser fruta) beber alcohol… Y a frases como “me merezco disfrutar”, “por un día no pasa nada”, “hoy es el día para comer de todo”, “hoy sí beberé alcohol”, “no pido agua porque van a pensar que estoy a dieta”, etc.

Por eso vamos a daros, algunas soluciones:

Consejos para comer fuera de casa de forma saludable
1. Trata de llevar en el bolso o mochila algún tentempié saludable: frutos secos, frutas desecadas, fruta… De esta forma, si tu día se alarga y te pilla fuera de casa, podrás recurrir a ello en caso de que te entre hambre.
2. Si sabes dónde vas a comer, trata de reservar para no tener que esperar; de esta forma llegarás con menos hambre y evitarás beber y picar antes de comer.
3. Busca siempre un plato de verdura. Que no falte en la mesa, aunque sea para compartir.
4. Piensa en tu sensación de hambre real y pide las cantidades acorde a ella. Tener muchas opciones nos incita a pedir más y, como consecuencia, a comer más. En este caso, mejor que falte a que sobre.
5. Si compartes, sírvete la cantidad que quieras comer de cada cosa en tu plato, así podrás saber cuánto has comido de cada una en lugar de ir picando de forma inconsciente.
6. Intenta pedir que te sirvan las salsas o los aliños aparte, de forma que seas tú quien decida cuánto poner en la comida
7. Entre las técnicas culinarias de elección opta por salteados, plancha, guisos, cocciones, etc. NO se trata de no comer fritos, pues dependerá cuál sea su frecuencia de consumo en general. La regla es no abusar de ellos.
8. Elige la bebida. Nuestra recomendación siempre será AGUA.
9. Si decides tomar postre, puedes optar por alguno que tenga fruta. Pero si ese día decides pedirlo, puedes inclinarte por compartirlo.
10. ¿Café ó infusión? Lo que prefieras, eso sí: añade la menor cantidad de azúcar o edulcorante posible.
11. Los digestivos no son digestivos: el alcohol y la cantidad de azúcar que contienen, lejos de ayudarte a hacer bien la digestión, la dificultan y empeoran.
12. Por último, y más importante, recuerda DISFRUTAR.

Ser saludable no implica comer de forma aburrida. Elige de forma consciente, presta atención a tu cuerpo, pon todos tus sentidos en la comida y en el contexto, y deléitate en el momento.

¡Que aproveche!

Leer Más

vegetables-against-cancer

Alimentación y cáncer

Hoy, 4 de febrero, se celebra el Día Mundial contra el Cáncer, fecha que nos recuerda lo que nos queda por luchar para la prevención y control de esta enfermedad.

Según el Código Europeo Contra el Cáncer, la alimentación es uno de los factores a tener en cuenta para su prevención juntamente con el ejercicio físico, no fumar ni beber alcohol y tomar las precauciones adecuadas frente al sol. Por lo tanto, tener una dieta equilibrada es importante dentro de un estilo de vida saludable.

La alimentación está relacionada enormemente con nuestra salud presente y futura. Eso no significa que las enfermedades oncológicas se puedan llegar a prevenir a través de una dieta específica, o que si hemos desarrollado algún tipo de tumor la causa sea nuestra manera de comer.

Es difícil relacionar el consumo de un alimento natural con la enfermedad, pero hay que reconocer que aproximadamente el 30% de los cánceres se asocia a la alimentación. De hecho, se han investigado algunos nutrientes que forman parte de los alimentos, cuyos efectos son potencialmente cancerígenos.

La principal causa que provoca el cáncer es el tabaco. Otros factores importantes son la dieta, alcohol, la (falta de) actividad física, infecciones, factores hormonales y radiación.

Vamos aclarar algunos puntos a tener en cuenta:

1. Obesidad y dieta rica en grasas
El tipo de la grasa de la dieta tiene influencia en la etapa de promoción y progresión del cáncer. Las grasas de la dieta en conjunto y las saturadas en particular, parecen estar implicadas en la etiología del cáncer de mama, endometrio, próstata, colon y recto.

Hay que tener en cuenta no solo la cantidad de grasa sino también la calidad de la misma. Se ha relacionado la grasa de la dieta, en concreto la grasa saturada procedente de mantequillas, natas y carnes rojas, con el desarrollo del cáncer de mama, endometrio, colon y recto.

Así, la pérdida de hábitos alimentarios saludables y de ejercicio físico (en la actualidad la tendencia es a ser sedentarios) implica un desequilibrio entre la energía consumida y la gastada, inclinando la balanza hacia el exceso de energía. Este exceso de energía se traduce en un aumento del peso, y como consecuencia, en un sobrepeso u obesidad.

A su vez, estas patologías conllevan graves consecuencias, no solo las ya bien conocidas como hipertensión, diabetes, etc., sino otras como la asociación de la obesidad con una mayor incidencia del cáncer.

Por ello, mantener un peso adecuado es importante para mantener un buen estado de salud y evitar así enfermedades asociadas con el exceso de peso.

2. Café
No se ha establecido conexión entre consumo de café y cáncer.

3. Alcohol
El alcohol tiene importantes efectos negativos sobre los tejidos con los que tiene contacto; no directamente, sino a través de su metabolito, el acetaldehído. Este efecto es mayor si la ingesta de alcohol se hace conjuntamente con el consumo de tabaco.

4. Edulcorantes artificiales
Hoy en día la sacarina es uno de los edulcorantes más utilizados, ya que es un edulcorante no nutritivo bajo en calorías y se utiliza en gran variedad de bebidas y alimentos. No se ha podido determinar su relación directa con la predisposición a padecer cáncer.

En la actualidad se está utilizando un nuevo edulcorante, la estevia. En 2006, los datos de investigación recopilados por la Organización Mundial de la Salud para la evaluación de seguridad, publicaron que no se han encontrado efectos adversos.

5. Conservantes alimentarios
Son sustancias que se añaden a los alimentos con el fin de preservarlos, mejorar su apariencia, sabor o textura. Los aditivos legales permitidos por las autoridades competentes están presentes en cantidades muy pequeños en los alimentos, y no disponemos de evidencias convincentes de que indiquen que los aditivos consumidos en estas cantidades sean causantes de cáncer.

Sin embargo, otros aditivos no están permitidos por su efecto cancerígeno y por tanto, han sido retirados de las listas de productos que se pueden utilizar en alimentación.

6. Nitratos, nitritos y nitrosaminas
Estos compuestos se encuentran principalmente en carnes procesadas (alimentos salados, bebidas refrescantes, algunos embutidos, carnes, pescados, verduras, etc.). Se ha constatado su efecto potencialmente cancerígeno en algunos casos, por lo que la mayoría han sido ya retirados del mercado.

7. Ahumados
El método empleado para preparar los alimentos ahumados, parece que se ha revelado como cancerígeno. Su efecto tóxico proviene de los hidrocarburos policíclicos que se producen en el proceso. Se recomienda el consumo esporádico.

Así como una alimentación poco acertada puede aumentar el riesgo de formación de tumores cancerígenos, la naturaleza nos ofrece una gran variedad de alimentos que pueden actuar como protectores.

Y como siempre, recuerda ponerte en manos de profesionales de la nutrición si tienes dudas sobre cuál es la alimentación más adecuada en tu caso…

Leer Más